print article
For optimal print results, please use Internet Explorer, Chrome or Safari.

Dolor torácico

Chest Pain (Spanish)

El dolor torácico es una molestia que siente el niño en la parte superior de la zona del tórax o pecho. El dolor puede ser una sensación física o emocional desagradable. Puede ser diferente para cada niño. A diferencia de los adultos, el dolor torácico en niños rara vez es un signo de problema cardíaco.

Causas del dolor torácico

Son muchas las causas que pueden producir el dolor torácico en los niños. El dolor torácico en los niños puede o no ser un signo de daño tisular (daño en los tejidos). El dolor torácico puede incluir un dolor o malestar en la pared torácica (piel, músculos o costillas). No obstante, el dolor torácico puede provenir de la tráquea y los pulmones, el esófago, el diafragma, los nervios, la médula espinal y el corazón. Los nervios que controlan las diferentes partes del tórax se entrecruzan y entran en la columna vertebral a distintas alturas. Por esta razón, al niño le puede resultar difícil explicar o mostrar exactamente dónde está el dolor. La fuente del dolor puede no estar relacionada en absoluto con el pecho.

Algunas de las causas más comunes de dolor torácico son:

  • Costocondritis: es una inflamación entre una costilla y el esternón
  • Distensión o lesión muscular.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Dolor funcional o relacionado con la ansiedad. Esto es normal en los adolescentes. Los síntomas incluyen hiperventilación (respiración rápida y profunda), mareos y adormecimiento u hormigueo alrededor de los labios y en las manos y/o en los pies; si bien no tiene una causa identificable, este dolor es real.
  • Asma inducida por ejercicio, bronquitis aguda o dolor por tos.

El dolor torácico es poco frecuente en niños y en pocas ocasiones se debe a enfermedades cardíacas

El dolor torácico en niños da cuenta de menos del 1 por ciento de los casos que se atienden en las salas de urgencia pediátricas. Sin embargo, causa mucha ansiedad en los niños y en sus padres.

En la mayoría de los casos, el dolor torácico en un niño proviene de una infección respiratoria, una lesión ósea o muscular, o es producto de ansiedad o inflamación. A diferencia de los adultos, el dolor torácico en los niños rara vez se debe a una enfermedad cardíaca.

Asegúrese de informar a su médico de cualquier antecedente familiar de muertes súbitas o inexplicables, enfermedades cardíacas, intolerancia al ejercicio, enfermedad cardíaca temprana o enfermedades inflamatorias o reumáticas. En muchos de estos casos infrecuentes, la causa de la muerte súbita es una enfermedad cardíaca que no se conocía antes de que la persona muriera.

Qué puede hacer el médico respecto del dolor torácico

El médico examinará a su niño. Por lo general la causa del dolor torácico se identifica mediante la descripción del dolor y el examen físico. La mayoría de las veces no es necesario hacer estudios. Si el médico ordena estudios, éstos pueden incluir un electrocardiograma (ECG), una radiografía de tórax y/o análisis de sangre. Sobre la base de toda esta información, su médico le proporcionará un diagnóstico.

Algunos niños que experimentan dolor torácico deben visitar al cardiólogo. Si al niño se lo deriva a un especialista, siga las instrucciones que le dio el médico hasta tanto visite al especialista.

Los grupos especiales de niños en los que el dolor torácico es más preocupante son:

  • niños que ya tuvieron una operación cardíaca;
  • niños que sufrieron algún traumatismo grave, como un accidente automovilístico o un golpe fuerte en el pecho;
  • niños con fibrosis quística;
  • niños con anemia falciforme.

El cuidado en casa del niño con dolor torácico

Trate el dolor

Ofrezca a su niño un analgésico como acetaminofeno (Tylenol, Tempra u otras marcas) o ibuprofeno (Motrin, Advil u otras marcas). La aplicación de una compresa caliente o fría a la zona dolorida puede ayudar.

Evite las actividades extenuantes

Si la causa del dolor torácico es una distensión muscular, su niño no debe realizar actividades extenuantes ni levantar objetos pesados. Puede volver de a poco a la actividad, dependiendo de la intensidad del dolor. La distensión que causa una mochila se puede reducir al ajustarla correctamente. Su niño debe cargarla en ambos hombros al mismo tiempo y no en uno solo.

El tratamiento posterior dependerá de la causa del dolor torácico. Siga las instrucciones de su médico.

Cuándo es conveniente solicitar asistencia médica

Comuníquese con el pediatra si:

  • El dolor no desaparece y/o afecta las actividades diarias del niño.
  • Su niño tiene dolor torácico y fiebre.

Diríjase al servicio de urgencias más cercano o llame al 911 si:

  • El dolor se produce repentinamente durante una actividad extenuante y/o está acompañado de un desmayo.
  • Su niño presenta un ritmo cardíaco muy acelerado, o se marea o suda por el dolor.
  • Su niño tiene problemas para respirar o se torna de color azulado.
  • Su niño parece más somnoliento que de costumbre, está débil o irritable y tiene fiebre alta.

Puntos clave

  • En los niños, el dolor torácico rara vez se relaciona con el corazón.
  • La mayoría de los niños no necesita visitar a un cardiólogo.
  • La mayoría de los dolores torácicos se producen a causa de infecciones pulmonares, lesiones musculares, de tendones y óseas, o son producto de ansiedad o inflamación.
  • Si el dolor torácico va acompañado de fiebre elevada, debilidad, ritmo cardíaco acelerado, mareos, sudoración o dificultad para respirar, solicite atención médica de inmediato.

Christopher Sulowski, MD

Janine A. Flanagan HBArtsSc, MD, FRCPC

 

3/5/2010




Notes: