Después de una cirugía cardíaca: cuidado de su niño

After Heart Surgery: Caring For Your Child (Spanish)

Cuando llegue el momento de que su niño vuelva a casa después de una cirugía cardíaca, se le dará a usted un resumen de alta médica. El resumen de alta médica le da información sobre la estancia de su niño en el hospital y sobre las visitas de control futuras.

Esta información le explica cómo cuidar a su niño en casa.

Antes de dejar el hospital, complete la información siguiente con la ayuda de la enfermera:

El pediatra de mi niño o mi médico de cabecera es:

El cardiólogo de mi niño es:

La enfermera de mi niño en la clínica de cardiología es:

El cirujano de mi niño es:

El número telefónico de la clínica de cardiología es:

Visitas de control en la clínica de cardiología

Cuando su niño deje el hospital, a usted se le dará un turno con el cardiólogo. En el futuro, usted puede programar visitas de control con el cardiólogo durante las consultas clínicas de su niño.

Una semana después de que su niño deje el hospital, usted podrá tener una visita de control posquirúrgico. Durante esta visita:

  • Una enfermera practicante revisará la herida de su niño.
  • A su niño se le realizará una radiografía de tórax, un ecocardiograma (ultrasonido cardíaco) y análisis de sangre.
  • Usted verá a una dietista-nutricionista o a un terapeuta ocupacional.
  • Usted podrá hacer preguntas. Tanto usted como su niño van a poder expresar sus inquietudes.

Por favor, concurra puntualmente a sus citas, y venga preparado. Los turnos a veces se atrasan, o tal vez deba esperar que se realicen los estudios. Traiga libros, juguetes, colaciones, pañales y todo lo que usted o su niño puedan necesitar para estar cómodos mientras esperan. Antes de la cita, anótese las preguntas que pueda tener y tráigalas a la clínica.

Si no puede venir a una cita, llame a la clínica de cardiología lo más pronto posible para cambiarla.

El cuidado en casa de las heridas del niño

Después de una cirugía cardíaca, su niño tendrá una incisión (corte) en el medio o el costado del pecho, así como otras heridas más pequeñas donde puede haber habido tubos y cables. Controle todas estas heridas todos los días y verifique que no aparezcan los siguientes signos de posible infección:

  • enrojecimiento;
  • tumefacción (hinchazón);
  • drenaje de líquido por la herida;
  • dolor.

Si usted observa algunos de estos signos, si su niño desarrolla fiebre o usted tiene cualquier otra inquietud, llame a la enfermera de la clínica de cardiología en el horario de atención a pacientes o vea al pediatra de su niño.

No es necesario cubrir las heridas de su niño con vendas a menos que estén supurando (expulsando pus).

Su niño puede tener puntos (suturas). Pregunte a la enfermera de su niño si tendrán que sacarle los puntos y cuándo. Anote aquí esa información:

Fecha cuando deberían sacarle los puntos a mi niño:

La persona que le va a sacar los puntos es:

Instrucciones especiales:

 

El sitio del tubo colocado en el pecho de su niño

Dos días después de que se saque/n el/los tubo/s del pecho de su niño, se deberá retirar el vendaje que cubre este/estos sitio/s.

Fecha en que debo retirar el vendaje:

Cómo mantener las heridas limpias

No moje con agua las heridas de su niño hasta que todas las costras se hayan caído y el área se vea sana. Hasta entonces, su niño podrá tomar baños de inmersión o duchas sin que se mojen las heridas.

Limpie las heridas todos los días con una tela suave humedecida con agua limpia y jabón para bebé de pH balanceado. Posteriormente, séquela sin frotar.

Tipo de jabón que voy a usar en casa para limpiar las heridas:

 

La caída de las costras puede tomar algún tiempo. No las arranque ni haga que se salgan antes de lo debido. Esto puede causar irritación e infección.

No coloque cremas sobre las heridas hasta que todas las costras se hayan caído y el área se vea sana. Una vez que las heridas se hayan curado, puede masajear la cicatriz con cremas suaves con nutrientes como vitamina E.

Cicatrización

La herida que su niño tiene en el pecho debería cicatrizar con bastante rapidez. La cicatriz tenderá a atenuarse con el tiempo. A veces, las cicatrices se elevan y agrandan. Si le preocupa el aspecto de la cicatriz de su niño, comuníquese con el pediatra o con su médico de cabecera.

La cicatrización completa de la herida tomará 1 año, aproximadamente.

Protección del sol

Mientras aguarda que todas las costras se hayan caído y el área se vea sana, cubra la/s herida/s con una tela impermeable a la luz. Coloque protector solar sobre toda la piel expuesta del niño. Una vez que la/s herida/s se hayan curado, tome especial recaudo de colocar protector solar en la/s nueva/s cicatriz/ces.

Manejo del dolor del niño

Es posible que su niño sienta dolor durante varias semanas después de la cirugía. A medida que pase el tiempo, el dolor disminuirá. Cuando su niño deje el hospital, lo más probable es que se le prescriba un analgésico (medicamento para el dolor). A medida que transcurra el tiempo, su niño necesitará cada vez menos de este medicamento.

Si el dolor de su niño empeora, hable con el pediatra o con su médico de cabecera. Pregunte a la enfermera de su niño cómo evaluar el dolor.

Su niño deberá limitar la actividad física durante varias semanas

Los niños necesitan realizar actividad física como parte de un estilo de vida sano. Sin embargo, su niño deberá tener cuidado durante varias semanas después de la operación. Para obtener más información, consulte las tablas siguientes.

Instrucciones en el caso de un bebé

Período de tiempo Recomendaciones en cuanto a la actividad

Hasta 2 semanas después de la cirugía o hasta que la herida del pecho haya cicatrizado completamente

Evitar las actividades que pudieran afectar la herida.

Evitar acostarlo panza abajo. No obstante, después de este período es conveniente recostarlo panza abajo para promover un desarrollo normal.

Hasta 6 semanas después de la cirugía

Proteger los músculos y huesos del pecho durante todas las actividades.

Alentar al niño a acostarse panza abajo. Esto promueve el desarrollo normal.

Incorporar al niño colocando una mano debajo de la cabeza y el cuello y otra debajo de las nalgas.

Evitar alzarlo por debajo de los brazos.

Evitar jalarlo de los brazos al moverlo a la posición sentada o al vestirlo.

Instrucciones en el caso de niños y adolescentes

Período de tiempo Recomendaciones en cuanto a la actividad

Hasta 2 semanas después de la cirugía o hasta que la herida del pecho haya cicatrizado completamente

Evitar las actividades que pudieran afectar la herida.

Evitar acostarse panza abajo.

Hasta 6 semanas después de la cirugía

Proteger los músculos y huesos del pecho durante todas las actividades.

Incorporar a los niños pequeños colocando una mano debajo de la cabeza y el cuello y otra debajo de las nalgas.

Evitar alzarlos por debajo de los brazos.

Evitar que empujen o tiren de objetos pesados.

Evitar que hagan flexiones de brazos, ejercicios abdominales o flexiones apoyándose en muebles.

Evitar los movimientos circulares del brazo hacia atrás, como al nadar.

Hasta 12 semanas después de la cirugía

Proteger los huesos del pecho durante todas las actividades.

Permítale que retome todas sus actividades normales, excepto aquellas que puedan causar golpes en el pecho. Éstas incluyen juegos violentos, lanzamiento de pelotas, fútbol, hockey, karate, lucha de bean bags o juegos como Red Rover.

¿Hay alguna actividad en que participe su niño y que usted desee consultar al equipo de salud si es conveniente que lo siga haciendo? De ser así, anótela aquí:

 

El comportamiento de su niño

Después de la cirugía, usted podrá notar cambios en el comportamiento de su niño. Los siguientes cambios son normales después de una estancia hospitalaria:

  • patrones del sueño alterados;
  • mojar la cama;
  • estar más exigente o pegajoso.

Estos problemas generalmente desaparecen después de 1 ó 2 semanas. Durante este período estresante, usted debe apoyar a su niño, pero también ponerle límites apropiados.

Regreso a la escuela o a la guardería

Su niño podrá volver a la escuela 2 semanas después de la cirugía, o cuando se sienta físicamente bien para hacerlo.

Los bebés y niños pequeños podrán regresar a la guardería después de 2 semanas.

Si hay alguna infección en la guardería o en la escuela, su niño no debería regresar hasta que hayan transcurrido al menos 4 semanas después de la cirugía. Un buen lavado de manos y evitar el contacto con personas enfermas puede detener la propagación de la infección.

Atención rutinaria de la salud

Su niño debería ver al pediatra o al médico de cabecera dentro de las 2 semanas de abandonar el hospital. Este médico seguirá permanentemente las necesidades generales de salud del niño. Si algo le preocupa acerca de la salud de su niño, hable con este médico.

Anote aquí la fecha y la hora de la primera cita de su niño:

Inmunizaciones

Si tiene alguna pregunta acerca de las inmunizaciones de su niño, llame al pediatra o al médico de cabecera. Para obtener información más detallada, consulte la Guía Canadiense de Inmunización.

La podrá encontrar en http://www.phac-aspc.gc.ca/publicat/cig-gci/index-eng.php. (Disponible solo en Inglés).

Hay algunas consideraciones especiales para niños que se han sometido a una cirugía cardíaca. Estas consideraciones pueden afectar el momento y el tipo de inmunizaciones, e incluyen:

  • Si su niño recibió productos hemoderivados para la cirugía cardíaca. Solicite esta información a la enfermera antes de que su niño vuelva a casa.

    Mi hijo recibió este producto hemoderivado:

    En esta fecha:
  • Si su niño tiene el sistema inmunológico debilitado por enfermedades como el síndrome de deleción 22q11, conocido también como síndrome de DiGeorge.

Circuncisión

Si usted desea que su niño sea circuncidado, debería esperar al menos 8 semanas después de la cirugía. Si su niño está tomando anticoagulantes, hable con el cardiólogo del niño y con los miembros del equipo de trombosis antes de circuncidarlo.

Cuidado dental, cirugía y otros procedimientos

Hable con el cardiólogo del niño antes de cualquier tratamiento dental, cirugía u otro procedimiento. Pregunte al cardiólogo si debe tomar precauciones especiales antes de estos procedimientos. Antes de que su niño sea sometido a cualquier procedimiento, asegúrese de que los profesionales de salud que lo atienden sepan que se le ha hecho una cirugía cardíaca.

Viajes

Si usted y su niño viven fuera de la ciudad, tal vez sea necesario que usted se quede cerca del hospital hasta que al niño se le haya hecho la evaluación posquirúrgica. Una vez que el cardiólogo esté conforme con el estado de salud de su niño, podrá regresar a casa.

Si su niño tiene problemas permanentes de salud, esto puede limitar sus planes de viajes o vacaciones. Si usted no está seguro de lo que tiene permitido hacer su niño, llame al cardiólogo.

Asiento infantil

Al viajar en un automóvil, asegúrese de que su niño cuente con un asiento infantil de seguridad o viaje permanentemente con el cinturón de seguridad colocado. Es la ley. Recuerde traer el asiento infantil cada vez que viaje hacia o desde el hospital en automóvil. Si usted no tiene un asiento infantil, el hospital podrá proporcionarle uno.

Conocimiento de primeros auxilios

Los cursos de primeros auxilios y de RCP (resucitación cardiopulmonar, también llamada Soporte Básico Vital o BLS, por su sigla en inglés) están recomendados para todos los padres. Estas habilidades podrían permitirle salvar la vida de su niño o de otra persona. Pregunte a la enfermera cómo puede acceder a estos cursos.

La alimentación de su niño

El resumen de alta médica que usted recibirá al dejar el hospital contendrá la siguiente información:

  • el tipo de alimentación que está recibiendo su niño;
  • la mínima cantidad de alimento que su niño necesita por día para crecer y evitar la deshidratación.

Todos los niños deberían seguir una alimentación equilibrada y rica en frutas, verduras y proteínas para su normal crecimiento y desarrollo.

Después de haber pasado por una cirugía cardíaca, su niño puede tener dificultades para comer y ganar peso. Los niños con problemas cardíacos usan más energía y necesitan más calorías.

La alimentación de los bebés

Es habitual que se agreguen calorías adicionales a la leche materna o a los preparados para lactantes. Si su niño necesita calorías adicionales, la dietista-nutricionista le dará una receta.

Los bebés con problemas para alimentarse y poco aumento de peso serán controlados estrictamente por la dietista-nutricionista en las visitas a la clínica. Si su niño aumenta poco de peso, tal vez se le dé a usted unos formularios de ingesta de alimentos antes de dejar el hospital. Usted puede usar estos formularios para anotar lo que su niño está comiendo. La dietista-nutricionista de su niño también podrá pedirle que lleve un registro de los líquidos que elimina en niño, es decir, cuánto orina (hace pis), vomita o defeca (va de cuerpo). Recuerde traer estos formularios a las citas de su niño en la clínica. La dietista-nutricionista los usará para planificar la alimentación de su niño.

Intente limitar el tiempo de alimentación a 30 minutos para que su bebé no se canse. Algunos bebés tienen dificultades para tragar los preparados para lactantes. Si es el caso de su bebé, el terapeuta ocupacional o la dietista-nutricionista podrán ocuparse de su cuidado.

Algunos bebés necesitarán alimentación por sonda para complementar lo que comen normalmente. Si su bebé necesita alimentación por sonda, el personal de enfermería le mostrará cómo usar y cuidar la sonda en casa.

Asegúrese de que su niño no se deshidrate

Es importante estar atento a los síntomas y signos de la deshidratación. La deshidratación ocurre cuando el cuerpo no cuenta con la cantidad de agua suficiente para funcionar correctamente. Los signos de deshidratación incluyen:

  • menos cantidad de pañales mojados;
  • boca seca;
  • fontanela (zona blanda) de la cabeza del bebé, hundida.

Para prevenir la deshidratación, intente alcanzar al menos la menor cantidad de líquido ordenada en el resumen de alta médica de su niño. El término “líquido” hace alusión, por ejemplo, a la leche materna o a los preparados para lactantes.

Si su niño se rehúsa a beber, visite al pediatra. Recuerde dar al niño una cantidad adicional de líquido durante los días cálidos o cuando esté sudando como consecuencia del ejercicio.

Medicamentos

Si su niño necesita tomar medicamentos en casa, se le dará una receta antes de que usted deje el hospital. Trate de comprar los medicamentos recetados en la farmacia del hospital antes de volver a casa. Es posible que su farmacia local no tenga algunos de los medicamentos especiales que necesita su niño. La enfermera o el farmacéutico le dirán para qué es cada medicamento y cómo administrarlo.

Cuándo y cómo administrar los medicamentos:

  • Debe administrar los medicamentos todos los días a la misma hora. Si su niño está tomando varios medicamentos, usted puede pedir a la enfermera o al farmacéutico que le dé una lista que le ayude a recordar cuándo debe administrarlos.
  • Intente dar siempre los medicamentos antes de que su niño coma. Los bebés son más proclives a tomar los medicamentos cuando tienen hambre, y menos propensos a vomitar si reciben sus medicamentos con el estómago vacío.
  • Intente no agregar medicamentos a alimentos o bebidas. Cuando los medicamentos se mezclan con alimentos o bebidas, a veces es difícil saber si se ha tomado la dosis completa. Si usted debe agregar el medicamento a alimentos o bebidas, póngalo en una cantidad muy pequeña de alimento o bebida para el niño lo tome por completo.
  • Lave las jeringas orales, las cucharas o los vasitos medidores con agua caliente y jabón después de cada uso.
  • No mezcle jeringas diferentes con medicamentos diferentes. Cada medicamento debe tener su propia jeringa.

Lea toda la información acerca de los medicamentos de su niño:

  • Lea toda la información impresa acerca de los medicamentos de su niño andes de dejar el hospital. El farmacéutico, la enfermera o el médico pueden contestar cualquier pregunta que pueda tener.
  • Lea siempre las etiquetas de los medicamentos que obtenga en la farmacia. Asegúrese de saber cuánto administrar de un medicamento y cuándo hacerlo.
  • Es posible que algunos de los medicamentos que toma su niño deban mantenerse en la heladera. Asegúrese de consultar las etiquetas y guárdelos correctamente.

Si saltea una dosis o su niño vomita:

  • Si su niño vomita o regurgita de inmediato todo el medicamento, adminístrele otra dosis.
  • Si su niño vomita entre 15 y 20 minutos después de que usted le ha dado el medicamento, NO le dé otra dosis. Si no está seguro sobre lo que debe hacer, llame al médico o al farmacéutico.
  • Si saltea una dosis, no administre doble dosis al horario siguiente. Si usted se ha atrasado menos de una hora, adminístrele el medicamento. Si usted se ha atrasado más de una hora, adminístrele la próxima dosis habitual en el horario programado. Si no está seguro sobre lo que debe hacer, llame al médico o al farmacéutico.

Otras cosas para recordar:

  • Consulte con su médico o farmacéutico antes de dar a su niño cualquier medicamento de venta libre.
  • Traiga todos los medicamentos de su niño en cada visita al hospital.

Mantenga todos los medicamentos bajo llave y fuera del alcance de los niños, en todo momento.

Cuándo debe pedir ayuda al médico o a la enfermera

Urgencias

Si usted tiene alguna preocupación urgente sobre su niño, llame al Servicio de Urgencia al 911. Algunos ejemplos de urgencias son:

  • dificultad para respirar;
  • convulsiones;
  • desmayo (pérdida del conocimiento);
  • que el niño no se despierte.

Inquietudes comunes de salud

Si usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la salud de su niño que usted cree que NO están relacionadas con el problema cardíaco del mismo, sírvase contactar al pediatra o a su médico de cabecera. Algunos ejemplos son:

  • síntomas de resfrío, como secreción nasal y tos;
  • sarpullido;
  • preguntas acerca de inmunizaciones;
  • lesiones provocadas por actividades normales.

Inquietudes relacionadas con el problema cardíaco de su niño

Si usted tiene preguntas o inquietudes dentro de las primeras seis semanas de que su niño ha dejado el hospital, y cree que están relacionadas con el problema cardíaco de su niño:

  • Contacte a la enfermera de la clínica de cardiología en el horario de atención a pacientes.
  • Después del horario de atención a pacientes, llame a las enfermeras de la unidad cardiológica de pacientes hospitalizados o al cardiólogo de turno.

Algunos ejemplos de estas inquietudes incluyen:

  • Cambios en la alimentación, como disminución en la ingesta de líquidos; pérdida del apetito; pérdida de peso; cansancio o adormecimiento durante la alimentación; no despertarse para alimentarse; falta de aire al alimentarse; vómitos o diarrea; sudación al alimentarse;
  • Cambios en la respiración, como respiración agitada, especialmente al dormir; respiración ruidosa o acompañada de gruñidos, aumento de la sudación, tos continua;
  • Cambios en el comportamiento, como somnolencia o irritabilidad extremas;
  • Cambios en el color de la piel, como palidez, aspecto moteado (la piel se torna marmolada); labios, lengua o uñas de color azulado (cianosis), erupción en las manos, los pies o el cuerpo;
  • Signos de infección de heridas, como fiebre, enrojecimiento, hinchazón, aumento de la sensibilidad a la presión o drenaje de heridas;
  • Signos de retención de agua, como tumefacción o hinchazón de los párpados, la cara, las manos o los pies, genitales hinchados en varones; piernas o tobillos hinchados en niños más grandes; menos orina o menor cantidad de pañales mojados.

Información sobre enfermedad cardíaca congénita

La mayoría de los recursos que se ofrecen en esta página están disponibles solamente en inglés.

www.congenitalheartdefects.com

www.tchin.org

www.heartandstroke.ca

www.americanheart.org

www.pediheart.org

Judith Wilson, RN, BScN, MN

Jennifer Russell, MD, FRCPC

Carrie Morgan, RN, BScN, MN

Jennifer Kilburn, BScN, MN

12/18/2008

En SickKids:

Centro de Recursos para la Familia AboutKidsHealth: 416-813-5819
Para pedir prestado un asiento infantil, llame a este número.



Notes: