Mordeduras de animales y seres humanos: Primeros auxilios

Animal and Human Bites: First Aid (Spanish)

Los niños pueden ser mordidos por diferentes tipos de animales o por otros niños. Se sabe que los animales callejeros muerden a los niños. La mayoría de las mordeduras ocurren cerca de la casa y por animales que los niños conocen. Las mordeduras a menudo ocurren cuando los niños fastidian, provocan o tienen sus rostros demasiado cerca del animal. Aunque su niño sólo esté jugando, el animal puede reaccionar de otro modo. Otras mordidas pueden ser causadas por serpientes, arañas o escorpiones.

Las mordeduras se pueden infectar con mucha facilidad. Las mordeduras profundas de seres humanos o gatos tienden a infectarse más que las de los perros. Si su niño no muestra signos de infección después de tres o cuatro días, es probable que no se haya infectado. Las mordeduras más peligrosas son las que producen los animales que tienen rabia u otras enfermedades. Las mordeduras de animales como mapaches, murciélagos o zorros necesitan atención médica inmediata.

Signos y síntomas de una mordedura de animal

La mordedura de animal se ve como un arañazo, un desgarro o una perforación. El arañazo de un animal puede ser tan serio como la mordedura de un animal si no se cuida adecuadamente. Los rasguños y las mordeduras de animales contienen gérmenes que pueden causar una infección. Si la herida de su niño es profunda, las posibilidades de infección son mayores. Las señales de infección incluyen dolor, enrojecimiento e inflamación alrededor de la mordedura o del arañazo. De la herida puede drenar pus u otras secreciones. Además, pueden formarse líneas rojas que se extienden desde la herida hacia la parte central del cuerpo. Esto puede indicar que la herida está infectada y que la infección se está propagando.

Complicaciones

Las mordeduras de animales rara vez pueden causar riesgos graves para la salud de los niños. Sin embargo, la rabia, el tétanos y la enfermedad del arañazo de gato pueden ser una amenaza para la salud y el desarrollo de su niño. Cuando consulte al médico, asegúrese de llevar con usted los registros de vacunación actualizados de su niño. Si puede identificar al animal o detenerlo adecuadamente, asegúrese de hacerlo sin ponerse en peligro. Si conoce al animal y puede obtener un registro de vacunación, lleve esa información cuando consulte al médico. Puede ser necesario notificar a la policía o a las autoridades de Salud Pública locales, porque posiblemente las autoridades de bienestar animal o un veterinario tengan que evaluar al animal.

Tratamiento

Si a su niño lo ha mordido un animal u otro niño, lave la herida con agua corriente durante cinco a diez minutos. Use una toalla limpia y seca para secar la herida sin frotar. Con un dedo limpio, aplique un ungüento antibiótico, como Polysporin, en la herida.

Atención médica inmediata

Todas las mordeduras que desgarran la piel deben ser vistas por un médico inmediatamente. El pediatra podrá prescribir antibióticos para prevenir una infección. Si la mordedura parece profunda, es posible que su niño necesite puntos. Es probable que requiera una evaluación minuciosa por la posible presencia de lesiones en las estructuras debajo de la piel.

Consiga atención médica de inmediato si:

  • usted piensa que a su niño lo ha mordido un animal rabioso,
  • a su niño lo ha mordido un animal desconocido,
  • a su niño lo han mordido en la cabeza o el cuello,
  • la piel parece abierta o rota,
  • la herida parece profunda,
  • la herida se enrojece y comienza a inflamarse,
  • su niño se queja de dolor alrededor del cuello.

Atención médica eventual

Las mordeduras de animales como roedores pequeños raramente causan infección. Los roedores mascotas como jerbos o hámsters, al igual que los roedores silvestres como ardillas, ratones y ardillas listadas, se consideran libres de rabia. No obstante, los gérmenes que llevan depositados sobre los dientes o las garras pueden causar otras infecciones. Es importante limpiar la herida y estar pendiente de ella. Si se irrita o se inflama, consulte inmediatamente a un médico.

A veces los niños muerden a otros niños. Si no se ha abierto la piel, no es necesario consultar al médico. Una limpieza rápida de la piel normalmente es un tratamiento suficiente. Consiga atención médica si se desarrollan signos de infección.

Prevención

La mejor forma de prevenir las mordeduras de un animal es a través de entrenamiento y supervisión adecuados. Enséñeles a sus hijos a comportarse bien con los animales. Asegúrese de que su niño siempre le pregunte al dueño del perro si puede acariciarlo. Los niños nunca deben acercarse a un animal desconocido a menos que obtengan el permiso de su dueño. Éste debe controlar atentamente la interacción del niño con el animal. Es necesario que los propietarios de mascotas las entrenen para que no muerdan.

Haga que su niño no moleste a los animales mientras comen o cuidan a sus crías. Enséñele a su niño a acercarse lentamente al animal para no sorprenderlo. Asegúrese de que su niño conozca la diferencia entre “jugar” y “fastidiar”. Además, enséñele a su niño a mantener el rostro alejado de la cara del perro. Algunos perros como los rottweilers y pit bulls son más propensos a morder a los niños.

Puntos clave

  • En la mayoría de los casos, los niños sufren mordeduras de mascotas comunes, como perros o gatos.
  • Muchas mordeduras ocurren cuando el niño fastidia al animal o tiene el rostro demasiado cerca de él.
  • Las mordeduras son más peligrosas cuando provienen de un animal que puede tener rabia.
  • Es importante vigilar la herida del niño. Si se irrita y se inflama, consiga atención médica de inmediato.
12/1/2010


Notes: