Asma

Asthma (Spanish)

¿Qué es el asma?

El asma es una condición que afecta los pulmones de su niño. Los signos más comunes del asma son la respiración sibilante, la tos y la dificultad para respirar. Estos signos también se pueden manifestar ante otros problemas de salud. Por lo tanto, al principio puede resultarle difícil a su médico diagnosticar asma, especialmente en bebés y niños pequeños.

El asma puede afectar los pulmones de su niño para el resto de su vida. A veces su niño se va a sentir mejor. Otras veces se sentirá peor a causa del asma.

Cuando el asma de su niño se convierte en un problema

Cuando el asma se convierte en un problema, las vías respiratorias de su niño se vuelven mucho más estrechas. Cuando esto sucede, su niño tiene dificultad para inhalar y expeler aire de los pulmones.


Estrechamiento de las vías respiratorias en el asma
Get Adobe Flash player
-UNIQUE1-Asthma_MED_ILL_ES-UNIQUE2-
Durante un ataque de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se tensan. Las vías respiratorias se estrechan, dificultando la respiración.

Cuando su niño tiene un problema con el asma, son tres las cosas que ocurren y hacen que las vías respiratorias se vuelvan más estrechas:

  1. El revestimiento interior de las vías respiratorias se inflama y se hincha. Esto se denomina inflamación.
  2. Los músculos que rodean las vías respiratorias se tensan. Esto se denomina broncoespasmo o broncoconstricción.
  3. Las vías respiratorias producen gran cantidad de una sustancia líquida, clara y espesa, llamada mucosidad. Esta mucosidad es más espesa que lo normal y puede bloquear las vías respiratorias.

Ayude a su niño a sentirse mejor

Usted puede ayudar a su niño a sentirse mejor de varias maneras:

  • Aprenda más sobre el asma de su niño leyendo esta página, leyendo otros textos sobre el asma y haciéndole preguntas a su médico.
  • Asegúrese de que su niño tome todos los medicamentos exactamente como lo haya indicado el médico. 
  • Sepa qué cosas desencadenan el asma de su niño y trate de evitarlas. Los factores desencadenantes son las cosas que hacen que el asma de su niño empeore.

Los desencadenantes empeoran el asma de su niño

Los factores desencadenantes son las cosas que hacen que el asma de su niño empeore. Cada niño asmático sufre a causa de diferentes desencadenantes. Hable con el médico para averiguar cuáles son los desencadenantes que afectan a su niño, y cómo se puede mantener alejado de los mismos.

Estos son algunos de los desencadenantes comunes:

  • las infecciones tales como los resfríos y la gripe;
  • el humo del cigarrillo o del tabaco;
  • el humo de la madera o del aceite;
  • las sustancias que causan reacciones alérgicas;
  • las mascotas;
  • la contaminación del aire;
  • el clima húmedo;
  • el clima frío;
  • los medicamentos tales como el AAS (aspirina) o el ibuprofeno;
  • los olores fuertes o los aerosoles;
  • el ejercicio.

Medicamentos para el asma

Los medicamentos para el asma pueden mantener sanos los pulmones de su niño y evitar que el asma empeore. Estos medicamentos no curan el asma, pero pueden ayudar a mantener saludables los pulmones del niño.

Muchos de los medicamentos que su niño puede tomar para el asma se incorporan por medio de la respiración, y se denominan medicamentos inhalados. Algunos de los mejores medicamentos inhalados para el asma se denominan corticosteroides.

Los medicamentos inhalados han demostrado ser muy seguros para los niños con asma. Su niño puede usarlos durante años y crecer hasta la altura normal de un adulto.

Después de inhalar un medicamento, su niño debería enjuagarse la boca o tomar agua o jugo. Esto ayuda a evitar candidiasis (infección) en la boca.

Los principales tipos de medicamentos inhalados que su niño puede tomar para el asma se denominan medicamentos de control y calmantes.

Medicamentos para controlar el asma

Un medicamento de control previene la hinchazón del revestimiento de las vías respiratorias. Su niño tendrá menos inflamación y mucosidad si utiliza diariamente un medicamento de control. Algunos ejemplos de medicamentos inhalados de control son: beclometasona (Qvar), budesonida (Pulmicort), budesonida más formoterol (Symbicort), ciclesonida (Alvesco), fluticasona (Flovent) y fluticasona más salmeterol (Advair). Un ejemplo de medicamento de control en forma de tableta es el montelukast (Singulair).

Su niño deberá tomar diariamente un medicamento de control, incluso si se siente bien. Asegúrese de que su niño siga usando el medicamento de control hasta que el médico indique que puede dejar de hacerlo.

Medicamentos calmantes para el asma

El calmante ayuda a tratar los síntomas del asma, tales como la tos o la respiración sibilante.

El calmante relaja el músculo que rodea la vía respiratoria. Cuando el músculo se relaja, la vía respiratoria se abre. Cuando se abre la vía aérea, su niño logra respirar más fácilmente. Los ejemplos de medicamentos calmantes son el salbutamol (Airomir o Ventolin) y la terbutalina (Bricanyl).

Su niño debe usar un calmante cuando está teniendo problemas con el asma. Cuando el médico le indique que su niño está mejor, deberá dejar de usar diariamente el calmante. Es posible que el médico le indique a su niño que use el calmante antes de hacer ejercicios.

Primeras señales que advierten el peligro de que el asma de su niño está empeorando

Los problemas de asma pueden comenzar lentamente a lo largo de horas o días. Los pequeños cambios que ocurren en el cuerpo de su niño cuando está teniendo problemas de asma se denominan primeras señales de advertencia.

Las primeras señales de advertencia son diferentes para cada niño. Puede ocurrir que no sean fáciles de notar. Los siguientes son algunas de las primeras señales de advertencia más comunes.

Cosas que se pueden ver u oír en el niño

  • tos que no desaparece;
  • toser hasta vomitar;
  • tos por la noche;
  • respiración sibilante;
  • dificultad para recuperar el aliento;
  • cansancio apenas comienza a jugar o hacer ejercicios;
  • respiración más rápida que lo habitual;
  • mal humor, quejas, falta de ánimo;
  • signos de resfrío;
  • estornudos.

Cosas que su niño puede decirle

  • "Estoy cansado."
  • "Me duele el pecho."
  • "Me cuesta respirar."
  • "Hago un ruido raro (sibilante) cuando respiro."

Qué hacer si su niño tiene una primera señal de advertencia

Si ve alguna de estas primeras señales de advertencia, siga el plan de acción que estableció con el médico.

Si no tiene un plan de acción, consulte con su médico para establecer uno.

Señales de peligro de que el asma de su niño está empeorando

Si su niño sufre alguna de las señales de peligro que figuran en la siguiente lista, asegúrese de seguir el plan de acción que estableció con el médico.

  • no puede dejar de toser y vomitar;
  • le cuesta hablar;
  • se siente inusualmente somnoliento y es difícil despertarlo;
  • los labios o la piel se ven de color azulado;
  • la piel en el cuello o el pecho se hunde (se retrae) cuando su niño respira.

Haga que su niño tome el medicamento calmante tal como lo indica el plan de acción.

Diríjase al servicio de urgencias más cercano o pida una ambulancia.

El asma y el ejercicio físico

Un niño asmático puede ser activo y practicar deportes. Todos los niños deben jugar y hacer ejercicio. Su niño necesita mantenerse en forma y jugar con otros niños.

El ejercicio puede empeorar el asma de algunos niños

Sabemos que el ejercicio puede empeorar el asma de algunos niños. Los niños pueden recibir señales de advertencia de asma durante el ejercicio o después del mismo.

Hay cosas que su niño puede hacer respecto del asma cuando se ejercite:

  • Su niño tendrá menos problemas con el ejercicio si toma regularmente los medicamentos de control.
  • Asegúrese de que su niño siempre comience y termine con ejercicios fáciles y suaves. Estos se denominan ejercicios de calentamiento y enfriamiento. 
  • Es posible que el médico le indique a su niño que tome el calmante antes de hacer ejercicios. Recuerde que el medicamento calmante ayuda a tratar los síntomas del asma, tales como la tos o la respiración sibilante. Si su niño usa este medicamento 15 ó 20 minutos antes de ejercitarse, puede disminuir las señales de advertencia del asma. 
  • Si el asma de su niño empeora al hacer ejercicio, deberá ejercitarse durante lapsos cortos y descansar entre ejercicios. 
  • Si la respiración de su niño comienza a sibilar durante el ejercicio, deberá detener la actividad. A continuación, su niño deberá seguir el plan de acción que usted estableció con el médico.

Cosas importantes para recordar

Incluso cuando su niño parezca estar mejor, después de haber tenido un problema de asma, las vías respiratorias pueden seguir inflamadas durante 6 a 8 semanas o más. Su niño debe seguir tomando el medicamento de control.

Usted debe seguir el plan de acción que estableció con el médico. El plan de acción es un plan escrito que le indica a usted y a su niño lo que se debe hacer cada día para manejar el asma. Este plan también explica lo que se debe hacer si el asma del niño empeora. 

Usted puede ayudar a evitar un problema de asma si intenta mantener a su niño alejado de las cosas que empeoran su asma (factores desencadenantes del asma).

Si su niño tiene 6 años o más, consulte a su médico acerca de la "prueba de soplar" para el asma, también llamada prueba de función pulmonar. Esta prueba se utiliza para diagnosticar y monitorear el asma.

En caso de emergencia

Consulte a un médico inmediatamente si:

  • el medicamento calmante no funciona, o dura menos de 4 horas, O BIEN
  • su niño no mejora luego de 2 ó 3 días, O BIEN
  • su niño está empeorando.

Diríjase al servicio de urgencias más cercano si:

  • su niño no puede comer, dormir o hablar debido a los síntomas, O BIEN
  • la respiración de su niño parece entrecortada, o se le retrae la piel en la garganta o por debajo de las costillas, O BIEN
  • las dosis adicionales de medicamento calmante no hacen efecto.

Puntos clave

  • Los signos más comunes del asma son la respiración sibilante, la tos y la dificultad para respirar.
  • Cuando el asma se convierte en un problema, las vías respiratorias de su niño se vuelven mucho más estrechas y tiene dificultad para inhalar y expeler aire de los pulmones. 
  • Asegúrese de que su niño tome todos los medicamentos exactamente como lo haya indicado el médico. 
  • Averigüe qué cosas desencadenan el asma de su niño y ayúdelo a evitarlas. 
  • Si observa una primera señal de advertencia de que el asma de su niño está empeorando, siga el plan de acción que estableció con el médico. 
  • Las señales de peligro del asma incluyen dificultad para hablar, somnolencia inusual o dificultad para despertar, labios o piel azulados y hundimiento de la piel en el cuello o el pecho cuando el niño respira. Si nota alguno de estos síntomas, haga que su niño tome el medicamento calmante. Diríjase al servicio de urgencias más cercano o pida una ambulancia.

Sharon Dell, MD, BEng, FRCPC

Bonnie Fleming-Carroll, RN, MN, APN

Colleen Wilkinson, RN, MS

10/16/2009


Notes: