print article
For optimal print results, please use Internet Explorer, Chrome or Safari.

Constipación y diarrea en los recién nacidos

Constipation and Diarrhea in Newborns (Spanish)

Constipación

Muchos padres creen que su bebé recién nacido está constipado si no tiene evacuaciones intestinales con la frecuencia que ellos creen que debería. Sin embargo, la constipación no se define por la frecuencia con la que su bebé evacua el vientre. En realidad, la constipación se da cuando las evacuaciones intestinales del bebé son duras y le causan dolor o sangrado. El bebé se quejará o realizará esfuerzos al tratar de evacuar el intestino. Otros signos y síntomas comunes de constipación son los siguientes:

  • heces veteadas con sangre, en caso de que haya lesiones en el ano del bebé causadas por el pasaje de heces duras;
  • dolor abdominal;
  • irritabilidad.

Los bebés recién nacidos que son exclusivamente amamantados rara vez se constipan. La constipación es más común en los bebés alimentados a biberón.

Si su bebé recién nacido tiene dificultad para evacuar el intestino, intente mover sus piernas como si él estuviese pedaleando una bicicleta. A veces se necesitarán otros tratamientos para ayudar a su bebé a tener una evacuación intestinal, como darle agua o jugo de ciruela diluido. Estos tratamientos se deben consultar primero con el médico.

Movimientos intestinales infrecuentes en bebés recién nacidos

Por lo general, en los dos primeros días de vida, un bebé recién nacido defecará una sustancia de color verde oscuro o negro llamada meconio. Alrededor del tercer día, los movimientos intestinales del bebé deberían ser más frecuentes, especialmente si se lo está amamantado. Las heces cambian su color a marrón, marrón claro o amarillento y son relativamente blandas o grumosas en su consistencia. Los bebés recién nacidos amamantados pueden realizar de 3 a 4 evacuaciones intestinales por día dentro de las dos primeras semanas. Las evacuaciones intestinales de los bebés alimentados a biberón pueden ser un poco menos frecuentes. El color y la consistencia de la materia fecal de su bebé cambiarán con el transcurso del tiempo a medida que se introduzcan nuevos alimentos en la última parte del primer año de vida.

Si su bebé recién nacido está teniendo evacuaciones intestinales infrecuentes durante este período, esto podría ser signo de que no recibe una cantidad suficiente de alimento. Si su bebé recién nacido no está teniendo evacuaciones intestinales frecuentes, asegúrese de conversar con su médico sobre el esquema de alimentación de su bebé, la cantidad de pañales mojados y si parece estar aumentando de peso.

Diarrea

La diarrea se presenta cuando el bebé recién nacido produce heces sumamente líquidas, a veces con una mayor frecuencia o en mayor volumen de lo normal. Puede haber mucosidad en las heces. La diarrea a veces se asocia con el vómito.

La diarrea suele ser causada por una infección bacteriana o viral. La infección se transmite al recién nacido a través de alimentos contaminados o si hay contacto con heces contaminadas. La diarrea se puede deber a otro tipo de enfermedad. Con menor frecuencia, se puede deber a la sensibilidad a algún componente de la alimentación del bebé o a una intolerancia alimentaria. La diarrea también puede ser un efecto secundario de la medicación antibiótica en algunos bebés.

Cuándo se debe llamar al médico

La diarrea puede ser muy grave en algunos bebés recién nacidos. Si usted observa algún cambio en las evacuaciones intestinales de su bebé, asegúrese de mencionárselo a su médico. Si su bebé tiene diarrea y vómitos, lo más probable es que sea un signo de infección. Si su bebé muestra signos de deshidratación, tales como la boca seca, menos de seis pañales mojados por día, ojos hundidos, fontanela hundida o piel seca, esto podría ser potencialmente muy peligroso.

Lleve a su bebé recién nacido al médico lo más pronto posible si presenta heces sueltas y acuosas durante 24 horas, o si la diarrea viene acompañada de alguno de los siguientes síntomas:

  • deshidratación;
  • vómitos;
  • fiebre;
  • sangre en las heces.

Tratamiento de la diarrea

El tratamiento de la diarrea depende de su causa. A veces es necesario un cambio en la alimentación; otras veces se necesitan medicamentos. No le dé a su bebé recién nacido ningún medicamento a menos que sea el médico quien se lo recete.

Los siguientes son algunos consejos que su médico podrá darle:

  • Si está amamantando a su recién nacido, continúe haciéndolo de la manera habitual.
  • Si su bebé está vomitando, tal vez sea necesario que usted le dé menores cantidades de alimento pero con mayor frecuencia. Si usted lo está amamantando, deberá mantener a su bebé en la mama una menor cantidad de tiempo en cada comida.
  • Para protegerlo contra la deshidratación, podría darle una solución electrolítica como Pedialyte entre las comidas. O bien, tal vez sea necesario que le reemplace completamente la alimentación por la solución electrolítica.
  • Si usted le está dando el biberón y la diarrea de su bebé continúa por más de dos semanas, tal vez sea necesario que cambie el preparado para lactantes. Debe consultar con el pediatra.

La diarrea y los vómitos a veces son signos de infección. En los bebés recién nacidos y en los niños pequeños, las infecciones pueden agravarse muy rápidamente, y la deshidratación debida a la diarrea y los vómitos puede presentarse de inmediato. Ante la sospecha de una infección, es importante que tratemos a su bebé lo más pronto posible. Pueden ser necesarias pruebas diagnósticas especiales, y es probable que se deba tratar a su bebé en el hospital con líquidos intravenosos.

Algunas palabras acerca de la dermatitis del pañal

La diarrea puede causar irritación en la cola de su bebé recién nacido, lo que puede dar lugar a la dermatitis del pañal.

Si su bebé recién nacido desarrolla una dermatitis del pañal, cámbielo frecuentemente, especialmente después de cada evacuación intestinal. Deje de usar toallitas húmedas para bebés: éstas pueden ser irritantes, ya que muchas toallitas comerciales contienen alcohol. Por el contrario, es conveniente que limpie la cola de su bebé con un paño humedecido. Intente dejar a su bebé con la cola al aire todo el tiempo posible para permitir que se airee. Extienda una capa gruesa de crema para las rozaduras sobre la cola de su bebé antes de ponerle otro pañal. Evite el impulso de colocarle talco en la cola, ya que los talcos para bebés suelen ser ineficaces y pueden causarles problemas respiratorios.

Si su bebé recién nacido desarrolla una infección por hongos, que se caracteriza por una picazón recalcitrante en los genitales que puede extenderse hasta el abdomen y los muslos, solicite atención médica lo más pronto posible. Hay cremas especiales que se pueden usar para tratar eficazmente este padecimiento.

Hazel Pleasants, RN, MN

Andrew James, MBChB, FRACP, FRCPC

10/18/2009




Notes: