Deshidratación

Dehydration (Spanish)

¿Qué es la deshidratación?

Día tras día perdemos líquidos corporales (agua y otros líquidos) mediante la orina (pis) y el sudor. Al comer y beber, reemplazamos los líquidos que perdemos. Normalmente, el cuerpo equilibra cuidadosamente estos procesos, de modo que reemplazamos la misma cantidad de agua que perdemos. Ciertos minerales, como el sodio, el potasio y el cloro, también están involucrados en el mantenimiento de un equilibrio de líquidos saludable.

La deshidratación ocurre cuando la cantidad de líquido que sale del cuerpo es mayor que la que entra. Esto puede suceder cuando un niño no bebe una cantidad suficiente de líquido o cuando pierde más líquido corporal que lo habitual. El desequilibrio provoca la deshidratación.

La deshidratación puede ocurrir lenta o rápidamente, según la manera en que se pierda el líquido y la edad del niño. Los niños pequeños y los bebés tienen más probabilidades de deshidratarse porque sus cuerpos son más pequeños y tienen menores reservas de líquidos. Los niños mayores y los adolescentes pueden resistir mejor los desequilibrios de líquidos.

Causas de deshidratación

Las causas más comunes de deshidratación son:

  • escasa ingesta de líquidos durante una enfermedad;
  • pérdida de líquidos a causa de diarrea y/o vómitos.

Los niños sanos pueden vomitar o tener heces blandas de vez en cuando sin deshidratarse. Sin embargo, la deshidratación puede ocurrir de manera repentina y ser muy peligrosa, especialmente en el caso de los bebés y los niños pequeños. Si los niños vomitan, tienen heces acuosas y no son capaces de beber, pueden perder líquidos rápidamente y enfermarse mucho.

Para obtener más información, sírvase consultar Vómitos y Diarrea.

Signos y síntomas comunes de deshidratación

Su niño puede presentar uno o más de los siguientes síntomas:

  • desasosiego, somnolencia, irritabilidad;
  • piel fría o sudorosa;
  • bajos niveles de energía, por lo que parece muy débil o flojo;
  • ausencia de lágrimas al llorar;
  • boca y/o lengua secas y pegajosas;
  • ojos hundidos o la zona blanda (fontanela) de la cabeza del bebé hundida;
  • menores cantidades de orina, ausencia de orina durante 8 a 12 horas u orina de color oscuro.

Medición de la deshidratación

Idealmente, mediríamos la deshidratación pesando cuidadosamente el niño enfermo y comparando este peso con el peso del niño antes de enfermarse. La diferencia entre los dos pesos sería la cantidad de líquido que ha perdido el niño. Sin embargo, esto por lo general no es posible: diferentes balanzas arrojan pesos levemente diferentes y normalmente no se cuenta con una medición precisa del peso justo antes de que el niño se enferme.

Para determinar la gravedad de la deshidratación, los profesionales de la salud utilizan la Escala de deshidratación clínica. Usted también puede usarla. Le ofrecerá una guía que le permitirá determinar si su niño mejora, continúa igual o empeora. Un médico puede usar más resultados para evaluar la deshidratación, pero esta escala es un buen comienzo.

El cuadro asigna puntos para ciertos signos o síntomas que usted observa en su niño. Cuanto mayor es el puntaje total, peor es la deshidratación.

Para calcular el estado de deshidratación de su niño:

  1. Anote los síntomas de su niño.
  2. Para cada síntoma, busque los puntos que le corresponden en el cuadro.
  3. Sume los puntos y determine el puntaje.

Por ejemplo, si su niño presenta las membranas mucosas secas (2 puntos), una reducción en la cantidad de lágrimas (1 punto) y un aspecto sudoroso (2 puntos), el valor total de puntos es de 5. Un puntaje de 5 puntos significa que su niño tiene una deshidratación de moderada a grave.

Escala de deshidratación clínica

0

1

2

Aspecto general

Normal

Sediento, inquieto o aletargado pero irritable cuando se lo toca

Somnoliento, flojo, frío, sudoroso

Ojos

Normal

Levemente hundidos

Muy hundidos

Membranas mucosas*

Húmedas

Pegajosas

Secas

Lágrimas

Presentes

Reducidas

Ausentes

*Las membranas mucosas incluyen el revestimiento húmedo de la boca y los ojos.

Puntaje de 0 = no hay deshidratación

Puntaje de 1 a 4 = algo de deshidratación

Puntaje de 5 a 8 = deshidratación moderada a grave

(Goldman 2008)

Tratamiento de la deshidratación

El tratamiento de la deshidratación se basa en el grado de deshidratación de su niño.

Deshidratación moderada a grave (puntaje de 5 a 8 en la Escala de deshidratación clínica)

Lleve al niño al médico de inmediato para que realice una evaluación y comience el tratamiento.

Deshidratación leve (puntaje de 1 a 4 en la Escala de deshidratación clínica)

Ofrézcale a su niño una solución oral de rehidratación para reemplazar el agua y las sales que ha perdido. Las soluciones orales de rehidratación de venta en el mercado, como Pedialyte, Gastrolyte, Enfalyte u otras marcas, contienen una cantidad equilibrada de agua, azúcares y sales que favorece la absorción del líquido. Es mejor utilizar estos productos en lugar de agua sola o soluciones caseras, especialmente para los bebés y los niños pequeños.

Adminístrele a su niño 5 ml (1 cucharadita) cada 5 minutos y aumente la cantidad según la tolere hasta 30 ml (1 onza) cada 5 minutos. El objetivo debe ser de 25 ml a 50 ml por kilogramo de peso corporal en el transcurso de 1 a 2 horas. Esto significa que si su niño pesa 13 kg (29 libras), el objetivo sería administrarle un total de 325 ml a 650 ml (11 onzas a 22 onzas) de solución oral de rehidratación en el transcurso de 1 a 2 horas.

Si su bebé es lactante, continúe alimentándolo con leche materna.

No hay deshidratación (puntaje de 0 en la Escala de deshidratación clínica)

Continúe ofreciéndole a su niño líquidos y una dieta apropiada según la edad. Si su niño tiene vómitos o diarrea, adminístrele 10 ml/kg de solución oral de rehidratación por cada episodio de diarrea o vómitos. Continúe ofreciéndole a su niño cantidades pequeñas y frecuentes.

Tratamiento luego de la rehidratación

Una vez que su niño esté mejor hidratado, el siguiente paso es lograr que vuelva a comer como lo hace normalmente. Habitualmente, esto puede ocurrir alrededor de 4 a 6 horas después del último episodio de vómitos. Ofrézcale a su niño los alimentos y las bebidas habituales que le gustan.

No es necesario que le dé una dieta restringida como la dieta antidiarreica (plátano, arroz, puré de manzana, tostadas). Sin embargo, evite ofrecerle a su niño alimentos con un alto contenido de azúcar o dulces, alimentos fritos o con alto contenido de grasas y alimentos picantes hasta que se haya recuperado.

No diluya con agua, solución oral de rehidratación u otro líquido el preparado para lactantes o la leche que le va a dar a su niño.

Si su niño tiene vómitos o diarrea continuos, adminístrele 10 ml/kg de solución oral de rehidratación por cada episodio de heces o vómitos. También puede ofrecerle los alimentos y las bebidas habituales que le gustan. Aunque tenga diarrea, habitualmente resulta mejor continuar ofreciéndole leche y otros alimentos nutritivos que el cuerpo de su niño necesita para recuperarse y curarse.

Prevención de episodios futuros con solución oral de rehidratación

Usted puede evitar la deshidratación ofreciéndole a su niño solución oral de rehidratación tan pronto como note los síntomas de deshidratación. Estas soluciones se consiguen en la farmacia en forma de líquidos listos para beber, chupetines helados y polvos. Los polvos resultan más fáciles de guardar y tienen una vida útil más extensa, pero se deben mezclar con mucho cuidado para evitar administrar la concentración equivocada.

Si su niño rechaza la solución oral de rehidratación en el biberón o en una taza, désela con cucharita o utilizando una jeringa. La temperatura de la solución no es importante. Puede mezclar la solución con líquidos calientes, fríos o a temperatura ambiente, como lo prefiera su niño.

Cuándo solicitar asistencia médica

Comuníquese con el pediatra si:

  • su niño se niega a beber la solución oral de rehidratación;
  • su niño tiene vómitos persistentes.

Lleve a su niño al servicio de urgencias más cercano, o si es necesario llame al 911, si:

  • su niño parece no recuperarse o se deshidrata más;
  • hay sangre en la diarrea o el vómito, o el vómito se torna de color verde;
  • su niño tiene un dolor que usted no puede tratar con facilidad o que no le permite beber una cantidad suficiente de líquidos;
  • la diarrea dura más de 10 días.

Puntos clave

  • Los bebés y los niños pequeños corren un mayor riesgo de deshidratarse.
  • El tratamiento precoz y apropiado puede evitar la deshidratación.
  • Los niños con deshidratación leve pueden controlarse en su propia casa.
  • Los niños con deshidratación moderada a grave deben visitar a un médico.

Janine A. Flanagan, HBArtsSc, MD, FRCPC

11/17/2009


Notes: