print article
For optimal print results, please use Internet Explorer, Chrome or Safari.

Cefalea

Headache (Spanish)

¿Qué es la cefalea?

La cefalea es un dolor en alguna zona de la cabeza. Las cefaleas son más frecuentes en adolescentes y niños mayores. Los niños pequeños también pueden sufrirlas.

La mayoría de las cefaleas no son signo de una enfermedad más grave.

Signos y síntomas de la cefalea

La cefalea se percibe como un dolor agudo, una sensación punzante o un dolor constante, pero no fuerte. El dolor puede localizarse en uno o ambos lados de la cabeza. Su niño puede sentir dolor en una sola zona de la cabeza.

Pregúntele a su niño si tiene otros síntomas, como por ejemplo:

    • cambios en la concentración, la memoria o el habla;
    • debilidad en un brazo o en una pierna;
    • cambios en la visión o en la audición;
    • fiebre;
    • congestión;
    • náuseas o vómitos.

    Preste atención a los posibles desencadenante de las cefaleas, como por ejemplo:

    • falta de sueño;
    • dieta;
    • usar videojuegos, mirar televisión o luces intermitentes;
    • antecedentes de lesiones en la cabeza (traumatismo craniano).

Causas de la cefalea

Las cefaleas pueden ser primarias o secundarias. Las cefaleas primarias están relacionadas con cambios en las sustancias químicas del cerebro, en la función nerviosa o de los vasos sanguíneos, o con una tensión muscular en la zona de la cabeza o del cuello.

La cefalea secundaria se produce a causa de otra enfermedad que su niño ya tiene. Estas incluyen:

  • infecciones menores o mayores;
  • alergias;
  • efectos causados por medicamentos, estrés o ansiedad;
  • sensibilidad a ciertos alimentos o ingredientes;
  • lesiones en la cabeza (traumatismo craniano);
  • irritación sinusal;
  • problemas dentales o de la articulación temporomandibular;
  • exposición a drogas o toxinas;
  • problemas cerebrales como aneurismas o tumores;
  • muchas otras causas.

Es muy probable que la cefalea del niño sea un síntoma causado por uno de los siguientes trastornos:

  • resfrío, gripe o enfermedad viral;
  • dolor de muelas u otros problemas dentales;
  • agotamiento;
  • hambre.

Su pediatra puede identificar la causa de la cefalea mediante una historia clínica y un examen físico de su niño. En casos infrecuentes, el dolor de cabeza puede significar que su niño tiene una enfermedad más grave.

Sin embargo, usted debe solicitar atención médica de inmediato si su niño presenta:

  • dolor de cabeza súbito e intenso;
  • dolor de cabeza acompañado por otros síntomas como mareos, rigidez en el cuello, vómitos o náuseas, confusión, dificultad para pronunciar las palabras o alteraciones en el habla, pérdida de la visión o visión borrosa, o debilidad en alguna zona del cuerpo.

Si el niño se despierta por el dolor de cabeza, o si esta condición interrumpe las actividades favoritas del niño, debería examinarlo un médico.

Tipos de cefalea

Cefalea tensional

Si su niño se queja de dolor de cabeza crónico o recurrente (que se repite), es posible que sufra de cefalea tensional. Éste es el tipo más común de cefalea en los niños. La cefalea tensional se percibe como la sensación de tener una banda ajustada alrededor de la cabeza. Los músculos del cuello también pueden doler y estar tensos.

Las causas de la cefalea tensional suelen ser el uso de computadoras, videojuegos u otras máquinas durante un tiempo prolongado, sin realizar pausas. Su niño puede sufrir cefalea tensional porque se siente ansioso debido a conflictos con sus padres, maestros o amigos. Los cambios en las actividades habituales o rutinas del niño también pueden causar cefalea tensional.

Migrañas

Los niños pueden sufrir cefaleas migrañosas. Comienzan en la adolescencia, pero a veces los niños pequeños también pueden sufrirlas. Es más probable que los niños que sufren migrañas tengan uno o más familiares que también las sufren. Es posible que hayan sufrido de dolor de estómago recurrente o vómitos sin causa aparente cuando eran más pequeños.

Las cefaleas migrañosas son generalmente recurrentes. Esto significa que vuelven una y otra vez. Su niño puede presentar otros síntomas antes del comienzo de la cefalea. Puede sentir dolor en una sola zona de la cabeza, como por ejemplo detrás de un ojo. El dolor también puede ser más generalizado (en toda la cabeza).

En las mujeres jóvenes, las cefaleas migrañosas pueden estar relacionadas con el ciclo menstrual.

Las cefaleas migrañosas pueden empeorar al mirar luces brillantes u oír ruidos fuertes. Habitualmente mejoran si se permanece en un lugar silencioso y oscuro. Su niño puede tener nauseas y vómitos.

Cefalea en racimos

La cefalea en racimos es el tipo más doloroso de cefalea. Es un dolor de cabeza grave que aparece durante un período de días o semanas. Entre los racimos, hay intervalos en los que no hay dolor de cabeza. La mayoría de las personas sufre 2 episodios por año, pero cada persona tiene su patrón propio. Por ejemplo, se pueden tener muchos de estos racimos por año, o pueden pasar muchos años entre los racimos.

Las cefaleas en racimos son raras. No están asociadas con una enfermedad más grave.

El cuidado en casa del niño con cefalea

Su niño puede sufrir una cefalea porque tiene hambre. Ofrézcale algún alimento. También puede ayudarlo a sentirse mejor si duerme una siesta o descansa en un lugar tranquilo.

Si el dolor de cabeza es muy intenso, puede ofrecerle un analgésico como acetaminofeno (Tylenol, Tempra u otras marcas) o ibuprofeno (Motrin, Advil u otras marcas). Si a su niño le han diagnosticado migrañas o cefaleas recurrentes, ofrézcale un analgésico ante el menor signo de cefalea. Esto ayudará a detener la cefalea al principio.

Antes de visitar al médico

Si su niño se queja de cefaleas recurrentes o repetidas, llévelo al médico.

Antes de la visita, tome nota de los detalles de la cefalea, por ejemplo:

  • el tipo de dolor;
  • la ubicación del dolor (en qué zona de la cabeza);
  • cuánto dura (minutos u horas);
  • el momento del día en el que el niño siente dolor (mañana, tarde o noche);
  • factores externos en el momento que siente el dolor (¿hay alguna luz brillante?, ¿es durante una determinada clase en la escuela?);
  • cualquier tratamiento que ayude a calmar el dolor.

Si su niño sufre cefaleas recurrentes, registre los horarios de las cefaleas en un “diario de la cefalea”. Eso ayudará al médico a encontrar un patrón.

Cuándo solicitar asistencia médica

Comuníquese con el pediatra si:

  • el niño padece cefalea en una zona de la cabeza que dura más de 2 días;
  • los dolores de cabeza no mejoran o empeoran, a pesar del uso de acetaminofeno, ibuprofeno u otros medicamentos analgésicos;
  • la cefalea afecta los hábitos o las rutinas del niño, como jugar, ir a la escuela, comer, beber o dormir;
  • las cefaleas recurrentes son más frecuentes o graves de lo habitual;
  • las cefaleas recurrentes no mejoran con los tratamientos o medicamentos recomendados;
  • el dolor de cabeza despierta al niño por la noche y viene acompañado de vómitos.

Diríjase al servicio de urgencias más cercano o llame al 911 si su niño sufre una cefalea con los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza súbito e intenso;
  • dolor de cabeza que empeora o sigue volviendo luego de una lesión en la cabeza;
  • mareo, desmayo o desvanecimiento;
  • fiebre alta;
  • rigidez en el cuello;
  • náuseas o vómitos;
  • dificultad para pronunciar las palabras o alteraciones en el habla;
  • pérdida del movimiento o debilidad en alguna zona del cuerpo;
  • dificultad para dormir.

Puntos clave

  • Las cefaleas en los niños son molestas y pueden causarle preocupación. En general no están asociadas con una enfermedad más grave.
  • Para atender los dolores de cabeza leves, haga que su niño se sienta cómodo. Adminístrele medicamentos de venta libre como acetaminofeno o ibuprofeno.
  • Un médico le hará un examen físico para ayudar a identificar la causa de una cefalea recurrente o persistente.
  • Si su niño sufre cefaleas muy intensas de comienzo súbito, debe recibir una evaluación inmediata en la clínica o en el servicio de urgencias.

Tonya Solano, MD

Janine A. Flanagan, HBArtsSc, MD, FRCPC

 

3/5/2010




Notes: