print article
For optimal print results, please use Internet Explorer, Chrome or Safari.

Salbutamol por vía inhalatoria

Salbutamol by Inhalation (Spanish)

Su niño necesita tomar un medicamento llamado salbutamol. Esta hoja informativa explica qué es el salbutamol, cómo administrarlo y qué efectos secundarios o problemas puede tener su niño cuando tome este medicamento.

¿Qué es este medicamento?

El salbutamol relaja los músculos de las paredes de las pequeñas vías aéreas de los pulmones. Esto ayuda a abrir las vías respiratorias y aliviar la opresión en el pecho, las sibilancias y la tos, a fin de que su niño pueda respirar más fácilmente. Ese tipo de medicamento, denominado broncodilatador, ejerce un efecto calmante.

El salbutamol también ayuda a prevenir la falta de aire y las sibilancias durante el ejercicio, es decir, el asma inducida por el ejercicio.

Tal vez conozca al salbutamol por sus nombres comerciales Ventolin® o Airomir®. El salbutamol viene en inhalador, inhalador de polvo seco (Diskus), solución para respirador y ampollas para nebulización.

Antes de administrar este medicamento a su niño...

Avísele a su médico si su niño es alérgico al salbutamol.

Hable con el pediatra o con el farmacéutico si su niño padece alguna de las siguientes afecciones. Puede ser necesario tomar precauciones con este medicamento si su niño padece:

  • enfermedad cardíaca o vascular;
  • tiroides hiperactiva (hipertiroidismo);
  • presión arterial alta (hipertensión arterial);
  • ritmo cardíaco irregular, incluyendo pulso muy acelerado.

Cómo administrar al niño este medicamento

  • Debe administrar a su niño este medicamento exactamente como se lo indica su médico o farmacéutico.
  • Hable con su médico o farmacéutico antes de cambiar la dosis.
  • Haga que su niño respire el salbutamol por la boca.
  • Si usted no está seguro de cómo administrarle el salbutamol a su niño, pídale a su farmacéutico o a la enfermera de la Clínica del Asma que le muestre cómo hacerlo.
  • Si su niño padece asma inducida por el ejercicio, adminístrele el salbutamol de 15 a 20 minutos antes del juego o del ejercicio.
  • Si su niño usa el salbutamol con un medicamento preventivo, administre el salbutamol primero. El salbutamol abre las vías respiratorias, lo que permite que el medicamento preventivo entre mejor y más profundamente en los pulmones.
  • Espere 5 minutos entre la administración del salbutamol y del medicamento preventivo. Si espera 5 minutos, las vías respiratorias se abrirán lo suficiente como para que se absorba mejor el medicamento preventivo.
  • Es posible que el médico o la enfermera del asma le dé un espaciador para que su niño use con el inhalador a fin de optimizar la administración. El espaciador permite que una mayor cantidad de medicamento llegue a los pulmones.

¿Qué debe hacer si su niño omite una dosis?

  • Adminístrele la dosis que ha omitido tan pronto como se acuerde.
  • Si ya es casi la hora de la siguiente dosis, no le administre la dosis que ha omitido. Administre la siguiente dosis a la hora habitual.
  • No le administre 2 dosis para compensar la que se olvidó de darle.

¿Cuánto tarda este medicamento en hacer efecto?

Su niño debería comenzar a respirar mejor en el lapso de 5 a 10 minutos después de recibir el salbutamol.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de este medicamento?

Puede ser que su niño tenga algunos de estos efectos secundarios cuando tome salbutamol. Si su niño sigue teniendo alguno de estos efectos secundarios, si no desaparecen o si le producen molestias, consulte con su pediatra:

  • dolor de cabeza;
  • temblores;
  • ritmo cardíaco rápido, lento, o irregular;
  • nerviosismo o desasosiego;
  • sabor desagradable en la boca;
  • náuseas o vómitos;
  • boca seca y tos;
  • dificultad para dormir;
  • dolor de garganta o de boca y dificultad para tragar.

La mayoría de los siguientes efectos secundarios no son comunes, pero pueden ser signos de un problema grave. Llame al pediatra de inmediato o lleve a su niño al servicio de urgencias si presenta alguno de estos efectos secundarios:

  • si su niño muestra signos de una reacción que ponga en riesgo su vida, incluyendo: sibilancias; opresión en el pecho; fiebre; picazón; tos fuerte; coloración azulada de la piel; hinchazón de la cara, los labios, la lengua o la garganta; o si su niño muestra algún otro comportamiento inhabitual;
  • si su niño no logra controlar el ataque de asma;
  • convulsiones.

¿Qué medidas de seguridad se deben adoptar cuando el niño está tomando este medicamento?

Acuda a todas las citas que tenga en la clínica o el consultorio del médico, de modo que éste pueda comprobar la reacción de su niño al salbutamol. Tal vez sea necesario cambiar la dosis para que su niño reciba la cantidad correcta de medicamento.

Los siguientes signos de alerta indican que el asma de su niño está empeorando y que debe ver a un médico:

  • Síntomas como tos, ataques de sibilancias, opresión en el pecho o disnea grave, que empeoran o se vuelven más frecuentes.
  • Su niño se despierta durante la noche con opresión en el pecho, sibilancias o falta de aire.
  • Su niño pierde días de clase u otras actividades debido al asma.

Los medicamentos que brindan alivio, como el salbutamol, no tratan el problema subyacente de la inflamación. Estos medicamentos son sólo una solución a corto plazo para los problemas respiratorios. Controle la frecuencia con la que su niño usa el salbutamol. Un uso cada vez mayor indica que el asma está empeorando, por lo que su niño probablemente necesite un medicamento preventivo.

Si su niño usa también un corticosteroide u otro broncodilatador para aliviar los síntomas, deberá continuar usando estos medicamentos. No deje de dárselos, aunque parezca que está mejor, a menos que se lo indique su médico.

Consulte con el pediatra o con el farmacéutico antes de dar al niño otros medicamentos (sean con o sin receta, o incluso productos naturales o de origen vegetal).

¿Qué otra información importante se debe conocer?

El salbutamol no previene las señales de advertencia y los signos de peligro de asma. Es probable que también le receten a su niño un inhalador preventivo para que use con regularidad.

No comparta los medicamentos de su niño con otras personas. No le dé a su niño medicamentos de otra persona.

Asegúrese de tener siempre una cantidad suficiente de salbutamol para los fines de semana, para los días feriados y durante las vacaciones. Llame a la farmacia al menos 2 días antes de que su niño se quede sin medicamento, a fin de encargar las nuevas dosis.

Mantenga el salbutamol a temperatura ambiente en un lugar fresco y seco, lejos de la luz solar. NO lo guarde en el baño ni en la cocina.

No lo guarde cerca de una fuente de calor (estufa, agua caliente, radiador, etc.) ya que el inhalador puede explotar si se lo calienta. No perfore la parte metálica del inhalador. El contenido se encuentra bajo presión.

No guarde ningún medicamento que esté vencido. Consulte con su farmacéutico sobre la mejor manera de desechar los medicamentos vencidos o sobrantes.

Si su niño tomó una cantidad excesiva de salbutamol, llame al Centro Toxicológico de Ontario (Ontario Poison Centre) a uno de estos números. Estas llamadas son gratuitas.

  • Si vive en Toronto, llame al 416-813-5900.
  • Si vive en otro lugar de Ontario, llame al 1-800-268-9017.
  • Si vive fuera de Ontario, llame al centro local de información toxicológica.

Descargo de responsabilidad: La información de esta Guía Médica Familiar es exacta a la fecha de impresión. Ofrece un resumen informativo acerca del salbutamol, pero no contiene toda la información posible sobre este medicamento. No se detallan todos los efectos secundarios. Si tiene alguna pregunta o desea más información sobre el salbutamol, hable con su médico.

Jennifer Drynan-Arsenault, BSc, RPh, ACPR

1/31/2010




Notes: