print article
For optimal print results, please use Internet Explorer, Chrome or Safari.

Desarrollo social y emocional: los primeros seis meses de vida

Social and Emotional Development: The First Six Months (Spanish)

Bebé afroamericano y papá sonriéndose el uno al otro
Primer mes

Cuando su bebé era un recién nacido, pasaba una gran cantidad de tiempo durmiendo. Sin embargo, ahora se está volviendo socialmente más responsable. Le gusta que usted lo levante, y se entusiasma sobremanera cuando usted lo acurruca.

Los bebés pasan por diferentes estados de alerta. El estado de alerta tranquila es cuando su bebé se muestra mimoso y calmo, cuando puede mirarla a usted a los ojos, escuchar su voz, conocer sus alrededores y acostumbrarse a su entorno. El estado de alerta activa es cuando su bebé se mueve frecuentemente, mira a su alrededor y produce sonidos. Los otros estados de alerta son el llanto, el adormecimiento y el sueño. Su bebé pasará por estos estados una y otra vez a lo largo del día.

A medida que su bebé crezca, usted podrá ayudarlo a manejar sus estados de alerta. Por ejemplo, si su bebé comienza a tener el sueño cambiado, usted puede proporcionarle una menor estimulación de noche alimentándolo en una habitación a oscuras y poniéndolo en la cama una vez que termine de alimentarlo. Del mismo modo, usted puede proporcionarle una mayor estimulación durante el día jugando con él.

Al principio, el llanto será la única forma de comunicación de su niño, y es importante que usted tome conciencia de que llorará bastante este mes. El llanto de su bebé aumentará gradualmente en las primeras semanas de vida, y alcanzará un máximo aproximadamente a las seis semanas.

Segundo mes

En este mes, los bebés empiezan a mostrar regocijo, interés y aflicción a través de sus expresiones faciales. Hacen esto moviendo la boca, las cejas y los músculos de la frente de diferentes maneras. Las expresiones faciales del bebé reflejan las emociones que siente en ese momento y no son premeditadas. Las expresiones emocionales se comunican a través de un lenguaje universal.

A partir de los dos meses, su bebé mostrará un gran interés en su rostro y en los rostros de sus otros cuidadores. Su capacidad para mantener el contacto visual con usted aumentará continuamente. El niño tendrá una marcada preferencia por mirar rostros en lugar de objetos inanimados.

Su bebé puede intentar imitar las expresiones faciales de sus cuidadores, como por ejemplo sacar la lengua o abrir grande la boca, pero no la de objetos inanimados como muñecos que exhiban gestos similares. Esto significa que su bebé se da cuenta de que existen semejanzas entre él y las personas que lo rodean. A medida que crezca, su bebé se valdrá de la imitación como herramienta esencial para aprender nuevos comportamientos. La observará a usted y a sus otros cuidadores y aprenderá de lo que ustedes hagan.

Comenzará a interesarse en las conversaciones de las personas, y en cómo las personas se turnan para escuchar y hablar. Emitirá sonidos si usted le habla y esperará que usted responda. De hecho, si su bebé está llorando, es posible que usted pueda distraerlo simplemente hablándole.

Éste es un mes excitante en la escena social de su bebé, porque es probable que sea el momento en que dibuje su primera sonrisa “real”. Antes de este momento, la sonrisa de su niño aparecía fortuitamente y lo más probable es que apareciera cuando estaba soñando o no estaba completamente despierto. Ahora, la sonrisa de su bebé es más social, lo que significa que él sonreirá en respuesta a la sonrisa de su madre. Esto conduce a una nueva etapa de comunicación cara a cara. Usted puede consolidar el vínculo con su bebé a través de la sonrisa. En este momento, su niño tendrá una mayor capacidad para sosegarse, lo que hará felices a todos a su alrededor. 

Cuando juegue con su bebé, tenga presente que un compañero social vivo y real es mucho mejor que un juguete o un video. Interactúe con su bebé, e intente no dejarlo mirando los llamados videos “educativos”.

Tercer mes

Alrededor del tercer mes de vida, el llanto de su bebé comenzará a desaparecer.

Las sesiones de sonrisas con su bebé se volverán cada vez más animadas y placenteras. Cuando las cosas se vuelvan demasiado intensas emocionalmente para su bebé, él dejará de mirarla y mirará a la distancia por algunos instantes. Esto se llama aversión a la mirada, y le da a usted la pauta de que el nivel de excitación de su bebé es demasiado elevado. Intente respetar la necesidad de su bebé de una pausa o de una disminución del ritmo.

Su bebé continuará fascinado con su propia voz. Practicará sonidos cada vez que esté feliz y de buen talante. Disfrutará imitándola y haciendo que usted lo imite.

Cuarto mes

Su bebé empieza a mejorar la capacidad para comunicar lo que necesita. Por ejemplo, levantará sus brazos en el aire para hacerle saber que quiere que lo alce. Por su parte, usted se volverá más eficiente para reconocer el significado de su llanto. Tanto usted como su bebé estarán felices por esto.

Para este momento, su bebé será capaz de observar su despliegue de emociones, como el tono de su voz, sus expresiones faciales y su lenguaje corporal. Él podrá imitar las diversas emociones que vea. Si usted muestra emociones negativas, él podrá reaccionar de diferentes maneras. Por ejemplo, si usted muestra enojo, él podría molestarse también; si usted muestra tristeza, tal vez él mire a la distancia e interactúe menos con usted; y si usted muestra miedo, es posible que él se vuelva asustadizo. Si las personas que rodean al bebé están discutiendo o peleando, es probable que él capte las emociones perturbadoras que lo rodean.

Quinto mes

En este mes podría presentarse otro logro encantador de su bebé: la primera risa. Es un sonido mágico que usted hará lo que sea para oír.

Aunque su bebé no haya desarrollado una ansiedad ante los extraños, puede empezar a mostrar una diferencia en la manera de reaccionar ante las personas desconocidas. Si bien probablemente tolere a un individuo extraño, es posible que se mantenga callado y serio ante esa persona. Preferirá estar alrededor de personas que conozca, y especialmente junto a usted.

Para este momento, su bebé ya podrá mostrar enojo y frustración a través de sus expresiones faciales. Recuerde que está enojado “en ese momento” y no enojado con usted. Intente no tomar su enojo como algo personal o sentir que usted está actuando de manera inadecuada.

El pequeño está empezando a decirle qué le gusta y qué no le gusta. Si él ya ingiere alimentos sólidos y usted le ofrece algo que no desea, él dará vuelta la cabeza con una expresión de disgusto en su rostro. De la misma forma, si él desea hacer algo, pero aún no ha aprendido cómo hacerlo, le hará saber a usted cuán frustrado se siente.

Tenga en cuenta que su bebé se está comunicando con usted al mostrarle cómo se siente. Intente tratar los sentimientos de su bebé con respeto y no los minimice. Si su bebé le está comunicando su tristeza o frustración, intente resolverle este problema. Si usted comienza a frustrarse y tensionarse, trate de calmarse primero. Sólo así podrá reconfortar eficazmente a su bebé. Y si siente que ha llegado a su límite, busque a un familiar o amigo fiable para que vigile a su bebé mientras usted se tranquiliza. Si usted es perceptiva a los sentimientos de su bebé, él podrá lidiar mejor con las emociones negativas, comportarse de una manera más cooperativa y ser mentalmente más sano en el largo plazo. ¡Recuerde que éste es el momento de disfrutar de su bebé!

Sexto mes

Su pequeño puede comenzar a imitar sus acciones y sus emociones. Si usted hace cosas como toser o tocar un tambor, tal vez él intente hacerlas también. Si usted sonríe, es probable que él sonría. Si usted frunce el ceño, tal vez él se muestre triste o incluso puede largarse a llorar. Algo que quizá le encante es sacar la lengua cuando usted lo haga.

En este momento, es posible que su bebé comience a girar su cabeza cuando usted lo llame por su nombre. Tal vez él empiece a seguir su mirada y a prestar atención a lo que usted está mirando. Este es el principio de la atención conjunta, que es la capacidad de su bebé de coordinar su atención con la suya o la de otro cuidador o amigo.

Cuando las cosas se vuelvan demasiado intensas emocionalmente para su bebé, tal vez tenga otras reacciones además de apartar la mirada. Es probable que dé vuelta la cabeza, arquee la espalda, cierre sus ojos, se sobresalte, mire a otra persona, acuda a usted, comience a succionar, bostece, haga algún gesto o se largue a llorar. Éstos son indicios de que su bebé está expuesto a demasiados estímulos. Si usted responde ofreciendo a su bebé una pausa y reduciendo el ritmo, él se mostrará en general menos tensionado.

Joanne Cummings, PhD, CPsych

9/21/2009




Notes: