print article
For optimal print results, please use Internet Explorer, Chrome or Safari.

Cirugía de amígdalas o cirugía de amígdalas y adenoides: cuidado del niño después de la operación

Tonsil Surgery or Tonsil and Adenoid Surgery: Caring For Your Child After the Operation (Spanish)

Su niño necesita una operación para extraerle las amígdalas. Es probable que su niño también necesite una operación para extraerle simultáneamente las adenoides. Estas operaciones se llaman, respectivamente, amigdalectomía y adenoidectomía.

¿Qué son las amígdalas?

Las amígdalas son pequeñas masas de tejido situadas en la parte posterior de la boca, junto a la lengua. Ayudan a combatir los gérmenes. Hay una amígdala a cada lado de la garganta.

¿Qué son las adenoides?

Las adenoides son masas de tejido que se sitúan detrás de la nariz. Las adenoides no se pueden ver mirando adentro de la boca del niño.

Amígdalas y adenoides
Get Adobe Flash player
Las amígdalas y adenoides están formadas por tejido linfático y forman parte del sistema de defensa del cuerpo contra las infecciones. Pueden agrandarse tras infecciones repetidas.
Extirpación de amígdalas y adenoides agrandadas

Después de muchas infecciones, las amígdalas y las adenoides suelen agrandarse. Esto puede dificultar la respiración. Las adenoides agrandadas también pueden afectar las vías que conectan los oídos medios con la parte posterior de la nariz. Cuando las amígdalas o las adenoides crecen demasiado, puede ser necesario extirparlas.

La extirpación de las amígdalas y las adenoides mejora la respiración. También puede ayudar a que su niño tenga menos infecciones de oído y de garganta.

Un otorrinolaringólogo o cirujano de cabeza y cuello hará la operación. Un otorrinolaringólogo es un médico que se especializa en problemas de oídos, nariz y garganta.

Antes de la operación

Su niño deberá dejar de comer y beber varias horas antes de la cirugía.

El médico o la enfermera le dirán cuándo debe dejar de comer y beber su niño.

Anote aquí la información:

  • Fecha y hora de la operación:
  • Cuándo debe dejar de comer su niño:
  • Cuándo debe dejar de beber líquidos claros su niño:
  • Otras cosas para recordar:

Cirugía para extirpar las amígdalas y las adenoides

El médico le administrará a su niño un “medicamento especial para dormir” llamado anestesia general. Esto asegurará que su niño duerma durante la operación y no sienta dolor alguno.

Mientras su niño esté dormido, el médico le extirpará las amígdalas a través de la boca. Si su niño se somete también a una adenoidectomía, el médico le extirpará simultáneamente las adenoides. A continuación, el médico detendrá la hemorragia. Su niño no tendrá puntos (suturas).

Por lo general, la operación toma de 45 a 60 minutos.

Usted podrá ver a su niño ni bien esté completamente despierto

Un voluntario de la Sala de Espera Quirúrgica le acompañará a ver a su niño.

Después de la operación

Luego de la operación, llevaremos a su niño a la sala de recuperación, conocida también como Unidad de Cuidados Intensivos Posteriores a la Anestesia (PACU, por su sigla en inglés). Aquí es donde se despertará su niño. Su niño permanecerá en la unidad PACU aproximadamente 1 hora. Luego lo llevaremos a una habitación o a la unidad de enfermería.

Se vigilará atentamente a su niño en la unidad de enfermería

  • Se estimulará a su niño a que tome líquido por boca. Su niño comenzará a tomar traguitos de líquidos claros (líquidos a través de los cuales se puede ver, como agua o jugo de manzana) o a masticar trocitos de hielo o palitos helados. Una vez que su niño pueda tomar traguitos, podrá empezar a beber líquidos de una taza.
  • La temperatura del niño se tomará con frecuencia.
  • Su niño tendrá todavía una vía intravenosa (IV) colocada en su brazo. Cuando ya no sea necesaria para administrarle líquidos o medicamentos, se la quitará.
  • Su niño recibirá analgésicos cuando los necesite.
  • El personal de enfermería vigilará posibles vómitos o sangrados en su niño.
  • Las enfermeras avisarán al médico si hay alguna complicación.
  • Cuando su niño esté completamente despierto, podrá levantarse con ayuda para ir al baño.
  • Si su niño tragó algo de sangre durante o después de la operación, es probable que vomite un líquido espeso y amarronado. Esto es normal. Si su niño continúa vomitando, le daremos una medicación por vía intravenosa para aliviar el malestar estomacal.

Manejo del dolor del niño después de la operación

Si su niño siente dolor después de la operación, se le darán analgésicos:

  • en forma de líquidos;
  • en caso de que no pueda tragar el líquido, le daremos un supositorio, que se insertará en el recto del niño.

Para que su niño se sienta más cómodo, usted puede hacer lo siguiente:

  • humidifique el aire para mantener su garganta húmeda;
  • levante la cabeza y los hombros del niño para reducir la inflamación.

Normalmente estará un solo día en el hospital

La mayor parte de los niños están listos para volver a casa unas 6-8 horas después de la operación. En ocasiones, algunos niños deben permanecer más tiempo.

Usted debe llevar a su niño a casa en automóvil o taxi. Para mayor confort y seguridad de su niño, no lo lleve en autobús ni en subterráneo.

El cuidado de su niño en casa

Dolor

Su niño sentirá ciertas molestias después de la operación.

Le va a doler la garganta. También es probable que tenga dolor de oídos, que es provocado por el dolor de garganta. Unos 5 ó 6 días después de la operación, es probable que el dolor de garganta o de oídos empeoren por un breve período de tiempo. Esto es normal.

También es posible que el niño tenga el cuello rígido. Si esta rigidez se vuelve intolerable, llame al médico.

Cuando su niño vuelva a casa después del procedimiento, siga estas instrucciones:

Puede administrarle a su niño un medicamento para calmar el dolor (analgésico).

Es posible que antes de que deje el hospital le den una receta para un analgésico. Siga las indicaciones que le dé el farmacéutico en cuanto a las dosis que debe administrar. Aunque estos medicamentos recetados para calmar el dolor pueden ser beneficiosos, si no se los utiliza correctamente también pueden ser muy peligrosos.

Si nota algún cambio preocupante en la respiración o en el nivel de somnolencia de su niño mientras toma estos medicamentos, deje de administrárselos y solicite atención médica. Si su niño no responde a los estímulos, llame inmediatamente al 911.

Mientras su niño tome el analgésico recetado, no le dé ningún medicamento de venta libre que pueda tener un efecto sedativo (que le dé sueño). Los descongestionantes y antihistamínicos son ejemplos de este tipo de medicamentos. Consulte sobre estos medicamentos con su farmacéutico.

Si su niño siente dolor, puede darle acetaminofeno (como Tylenol o Tempra). Dele la dosis que se indica en el envase para la edad de su niño. No le dé a su niño ibuprofeno (Motrin, Advil, o Midol) ni ASA (Aspirin) las primeras 2 semanas después de la cirugía. Estos medicamentos podrían aumentar el riesgo de hemorragia (sangrado) después de la operación. Antes de darle a su niño estos medicamentos, consulte con la enfermera o el médico.

Beber

Es muy importante que su niño beba grandes cantidades de líquido después de la operación. Intente que su niño beba por lo menos 4 vasos de líquido por día durante los primeros días después de la operación. Permita que su niño beba las cantidades de líquido o de alimentos líquidos (como gelatina o yogur) que desee.

Sin embargo, no deje que su niño ingiera jugos de naranja, limón, pomelo u otros cítricos por 7 ó 10 días. Estos jugos contienen ácidos, y puede ser doloroso para su niño beberlos.

Comer

Una vez que su niño pueda beber líquidos sin vomitar, podrá ingerir alimentos blandos como fideos, huevos y yogur. Cuando su niño pueda comer alimentos blandos de manera confortable, podrá empezar a alimentarse de la manera habitual.

No obstante, no podrá comer alimentos duros, como tostadas o masa de pizza, por al menos 2 semanas después de la operación. Estos alimentos pueden raspar su garganta y provocarle dolor y sangrado.

Cuidado de la boca

Es posible que la boca de su niño huela diferente las 2 semanas después de la operación. Haga que su niño se enjuague la boca con agua o se cepille los dientes suavemente. No deje que su niño haga gárgaras ni buches en la parte posterior de su garganta.

Durante varios días, es posible que su niño tenga placas blancas donde estaban las amígdalas. Esto no significa que su niño tenga una infección. Para proteger la garganta de su niño, asegúrese de que no tosa, hable fuerte ni carraspee demasiado por el término de 7 a 10 días. Enseñe a su niño a estornudar con la boca abierta. No permita que su niño se suene la nariz durante al menos una semana después de la operación. Límpiele suavemente la nariz con papel tisú si le gotea.

Para ayudar a su niño a respirar más cómodo, usted puede usar un aparato llamado humidificador. Este dispositivo humedece el aire con un vapor frío. Colóquelo al lado de la cama de su niño.

Para reducir la inflamación y hacer que su niño esté más cómodo, intente levantarle la cabeza y los hombros.

Si a su niño también se le han extirpado las adenoides, su voz puede sonar como si estuviera hablando por la nariz. Esto es normal, y puede durar algunas semanas o hasta 3 meses, si las adenoides eran muy grandes.

Actividad

Su niño debe permanecer tan quieto como sea posible durante aproximadamente una semana después de la operación. No permita que su niño practique deportes rudos o de contacto.

Su niño se puede duchar y bañar como de costumbre. Debe permanecer lejos de las multitudes y de las personas con infecciones y resfríos.

Su niño puede volver a la escuela o a la guardería 1 semana o 10 días después de la operación. Usted no debe permitir que su niño haga viajes largos ni salga de la ciudad por al menos 2 semanas después de la operación.

Es posible que su niño necesite una visita de control

La enfermera de la clínica de otorrinolaringología le llamará dentro de las dos semanas de la operación para preguntarle si su niño ha tenido algún problema y necesita ver al médico nuevamente. Si su otorrinolaringólogo ha pedido ver a su niño nuevamente en la clínica, arreglaremos un turno para su niño

Razones para llamar al médico

Llame al otorrinolaringólogo de su niño, a la clínica de otorrinolaringología o a su médico de cabecera si su niño presenta alguno de los siguientes signos después de volver a casa:

  • fiebre de 38,5 °C (101 °F) o más alta;
  • vómitos que no paran;
  • dolor que empeora;
  • se rehúsa a beber;
  • no orina (no hace pis) luego de transcurridas de 12 horas desde la operación;
  • presenta sangre fresca en la nariz o en la boca.

Si su niño sangra o tiene dificultad para respirar, o si usted esta preocupado por algún motivo, no espere. Llévelo de inmediato al servicio de urgencias más cercano.

Anote aquí la información de contacto:

Nombre y número del otorrinolaringólogo:

Número de la enfermera de la clínica de otorrinolaringología:

Nombre y número del médico de cabecera:

Puntos clave

  • Su niño se someterá a una operación para extirparle las amígdalas agrandadas, y posiblemente las adenoides.
  • Su niño estará dormido y no sentirá dolor alguno cuando se le extirpen las amígdalas y las adenoides.
  • La mayoría de los niños pueden irse a la casa el mismo día de la operación.
  • Tomará de 1 semana a 10 días que su niño pueda volver a sus actividades y a su alimentación habituales.
Kathy Eres, RN
Tomka George, RN
Pauline Lackey, RN
Paolo Campisi, MSc, MD, FRCSC, FAAP
11/10/2008
 




Notes: