Alergias

Allergies [ Spanish ]

PDF download is not available for Arabic and Urdu languages at this time. Please use the browser print function instead.

Los niños pueden desarrollar alergias ante alguna sustancia a lo largo de sus vidas. Conozca los síntomas de la alergia y el tratamiento en niños con alergia.

¿Qué son las alergias?

El sistema inmunitario nos protege de las sustancias nocivas como los virus y las bacterias. Una alergia es un tipo de respuesta inmunitaria ante una sustancia que no es nociva para la mayoría de las personas. Esta sustancia se conoce como alérgeno.

En el caso de los niños alérgicos, el sistema inmunitario del cuerpo desencadena una reacción exagerada y trata al alérgeno como un invasor. Esto produce síntomas que varían desde molestias leves hasta daños graves de importancia.

Los trastornos de tipo alérgico, incluidas las alergias a los alimentos, son comunes en la niñez. Son muchas más las personas que presentan una intolerancia a los alimentos. La intolerancia a los alimentos es un síntoma desagradable que desencadenan los alimentos, pero no implica la participación del sistema inmunitario. Muchos niños alérgicos también sufren de asma.

Para obtener más información, sírvase consultar Asma.

Tipos de alérgenos

Alérgenos comunes por vía aérea

Ilustración mostrando moho, ácaros del polvo, polen, caspa de los animales y cucarachas

Ácaros del polvo. Estos insectos diminutos viven en lugares cálidos, húmedos y polvorientos de la casa, y se alimentan de células muertas de la piel. Sus desechos son los principales causantes de alergias y asma.

  • Polen de las flores y otras plantas.
  • Moho.
  • Caspa de las mascotas. Células muertas de la piel de las mascotas.
  • Cucarachas.

Alérgenos comunes de los alimentos

Ilustración mostrando huevos, frutos secos, marisco, pescado y leche

Los alérgenos más comunes de los alimentos incluyen:

  • maníes;
  • frutos secos, como avellanas, nueces, almendras y castañas de cajú;
  • huevos;
  • leche de vaca.

Los pescados, los crustáceos y los moluscos también son alérgenos comunes.

Incluso pequeñas cantidades de estos alimentos pueden desencadenar anafilaxia en algunos niños alérgicos. La anafilaxia es el tipo más grave de reacción alérgica (véase más abajo). Los alérgenos también pueden estar ocultos en platos que se sirven comúnmente en las fiestas, como galletas, pasteles, caramelos u otros alimentos. Siempre debe preguntarle a quien cocinó o al anfitrión si los platos contienen alimentos a los que su niño es alérgico.

Otros alérgenos comunes

  • picaduras de insectos;
  • medicamentos;
  • sustancias químicas.

Signos y síntomas de las alergias

La gravedad de las reacciones alérgicas variará de acuerdo al tipo de alergia, y entre un niño y otro. El lugar donde vive también puede afectar el tipo y la gravedad de la alergia.

Los síntomas de alergia varían, pero pueden incluir:

  • dificultad para respirar;
  • quemazón, lagrimeo o picazón en los ojos;
  • conjuntivitis (ojos enrojecidos e hinchados);
  • tos;
  • urticaria (bultos elevados, enrojecidos y pruriginosos);
  • picazón en la nariz, la boca, la garganta, la piel o cualquier otra zona;
  • secreción nasal;
  • sarpullidos en la piel;
  • respiración sibilante;
  • hinchazón alrededor de la cara o la garganta;
  • choque.

Alérgenos por vía aérea

Por lo general, los alérgenos por vía aérea provocan estornudos, picazón en la nariz o la garganta, congestión nasal, enrojecimiento y picazón en los ojos, y tos. Algunos niños también presentan respiración sibilante y dificultades para respirar.

Alérgenos de alimentos y picaduras de insectos

La respuesta de su niño ante una alergia a un alimento o a la picadura de un insecto dependerá del grado de sensibilidad hacia ese alimento o insecto. Los síntomas pueden incluir:

  • picazón en la boca y la garganta al tragar el alimento;
  • urticaria;
  • sarpullido similar al eccema;
  • secreción y picazón nasal;
  • dificultad para respirar;
  • hinchazón alrededor de la cara o la garganta;
  • entrar en estado de choque.

Causas

Los alérgenos pueden entrar en contacto con la piel o pueden respirarse, comerse o recibirse a través de una inyección.

Cuando el cuerpo detecta un alérgeno, envía señales al sistema inmunitario para que produzca anticuerpos llamados inmunoglobulina E (IgE). Dichos anticuerpos hacen que ciertas células del cuerpo liberen sustancias químicas llamadas histaminas. Las histaminas viajan a través del torrente sanguíneo para defender al cuerpo de la sustancia invasora o alérgeno.

La reacción alérgica de su niño depende de la parte del cuerpo que se expuso al alérgeno. Comúnmente, las reacciones alérgicas afectan los ojos, la nariz, la garganta, los pulmones o la piel del niño.

Anafilaxia

Algunos tipos de alergias, en particular las alergias a los alimentos, pueden ser graves y pueden poner en riesgo la vida. Si la sensibilidad a un alérgeno es extrema, su niño puede experimentar anafilaxia a los pocos segundos de haber estado expuesto al alérgeno.

La anafilaxia es la defensa rápida e intensa del cuerpo en respuesta a un alérgeno. Esta respuesta puede ser tan intensa que podría resultar peligrosa. Los anticuerpos que se liberan durante la anafilaxia pueden causar dificultad para respirar, hinchazón o disminución de la presión arterial (choque).

El tratamiento rápido con un medicamento llamado epinefrina puede detener este proceso y salvar la vida de su hijo. Este medicamento se conoce comúnmente como Epi-pen. La anafilaxia es una situación de urgencia. Debe llevar de inmediato a su niño a un hospital.

Qué puede hacer el pediatra respecto de las alergias

Por lo general, el pediatra le realizará un examen físico a su niño. Luego, le preguntará sobre los antecedentes alérgicos de su niño y le pedirá una descripción de los síntomas alérgicos. Es posible que después se le realicen exámenes a su niño, que pueden incluir pruebas de reacción cutánea, análisis de sangre, radiografía de tórax, examen de funciones pulmonares o prueba de tolerancia al esfuerzo. El médico dará un diagnóstico en función de los resultados de los exámenes. Posteriormente, se reunirá con usted y con su niño para hablar acerca de los resultados.

Prepárese para la visita al médico

Es posible que su niño deba dejar de tomar medicamentos durante un cierto tiempo antes de los exámenes. Estos medicamentos pueden incluir antihistamínicos y otras píldoras para la cinesia. Pregúntele al médico si su niño debe dejar de tomar algún medicamento antes de la visita.

El cuidado en casa del niño alérgico

Debe tratar la alergia de su niño con el medicamento que le haya recomendado el pediatra. Si su niño tiene sarpullido, la aplicación de loción de calamina o compresas frías puede aliviar el dolor y la irritación. Los antihistamínicos (como el Benadryl o el Chlor-tripolon) también pueden aliviar el dolor o la picazón. Estos medicamentos pueden causarle somnolencia a su niño.

Si su niño tiene una alergia grave, su médico podría recetarle un autoinyector de epinefrina (Epi-pen). También podrá mostrarle cómo y cuándo usar el dispositivo. Es posible que usted o su niño deban tener uno a mano en todo momento.

Reduzca todo lo que pueda el contacto de su hijo con alérgenos. Las medidas que deberá tomar dependerán de las cosas que le producen alergia al niño. Hable de esto con el pediatra.

Alérgenos por vía aérea

Algunas opciones para reducir el contacto de su niño con alérgenos por vía aérea incluyen:

  • Evitar las mascotas en el hogar o bien, si tiene una mascota, mantenerla fuera de la habitación de su niño y bañarla regularmente.
  • Quitar las moquetas y las alfombras de la casa, especialmente del dormitorio de su niño. Los pisos duros no acumulan tanto polvo como las alfombras.
  • Reducir la humedad relativa en la casa.
  • Lavar la ropa de cama con agua caliente. Esto ayudará a reducir la cantidad de ácaros del polvo.
  • Controlar el contacto con polen del exterior cerrando las ventanas en las estaciones de mayor presencia. Utilizar un sistema de aire acondicionado con un filtro de partículas pequeñas.
  • Deshacerse de los elementos que acumulen polvo en la casa, por ejemplo, cortinas pesadas o mobiliario viejo y sucio.
  • Limpiar la casa con frecuencia.
  • Sellar almohadas y colchones si su niño es alérgico a los ácaros del polvo.
  • Mantener limpios y secos los baños y otras zonas tendientes a acumular moho.

Alergias a los alimentos

Si su niño es alérgico a los alimentos, enséñele a reconocer los alimentos que debe evitar. Usted y su niño deben aprender a leer las etiquetas y hacer preguntas sobre los alimentos elaborados. Además, es importante comunicarles a todos los cuidadores la alergia de su niño y cualquier restricción con respecto a su dieta.

Prevención

Su niño debe evitar todos los alimentos a los que es alérgico. Algunos niños superan sus alergias. Otros deberán evitar el antígeno de por vida. Puede resultar difícil evitar el antígeno de un alimento. Muchos niños sin querer consumen alimentos a los que son alérgicos. Es importante que su niño y quienes lo rodean tengan conocimiento de la alergia. Deben estar alerta a los alimentos que pueden provocar una reacción.

Cuando sepan leer, los niños deben leer las etiquetas de los envases de los alimentos. Se les debe hacer entender lo importante que es verificar que el antígeno no figure en los ingredientes del producto.

Un comentario acerca de los lactantes

Si hay antecedentes familiares de eccema y alergias en uno de los padres o en los hermanos, hable con el pediatra acerca de la alimentación del lactante.

Cuándo es conveniente solicitar asistencia médica

Lleve a su niño al servicio de urgencias más cercano si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • dificultad para respirar;
  • hinchazón, especialmente en la cara, la garganta, los labios y la lengua;
  • disminución rápida de la presión arterial;
  • mareos;
  • desvanecimiento;
  • urticaria;
  • opresión en la garganta;
  • ronquera;
  • aturdimiento;
  • si recibió epinefrina, dado que los síntomas pueden comenzar nuevamente horas después de la administración de la misma.

Puntos clave

  • Su niño deberá someterse a exámenes para determinar si tiene una alergia grave.
  • Para reducir la exposición de su niño a los alérgenos, no tenga mascotas en su casa y quite las alfombras.
  • Si su niño tiene una alergia grave, asegúrese de alertar a las maestras y a las otras personas que lo cuidan.
  • Debe tener siempre un Epi-pen con su niño o cerca de él por si se presenta un caso de urgencia.
  • En el caso de síntomas de alergia menos grave, los medicamentos de venta libre pueden brindar alivio, pero tal vez le produzcan somnolencia a su niño.
Last updated: marzo 05 2010