Síndrome de muerte súbita del lactante

Sudden unexpected infant death [ Spanish ]

PDF download is not available for Arabic and Urdu languages at this time. Please use the browser print function instead.

Lea acerca del síndrome de muerte súbita del lactante, causas posibles de la muerte súbita, su frecuencia y las maneras de prevenirlo como dormir de espalda.

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la muerte súbita e inesperada de un bebé de menos de un año, que permanece sin explicación aun después de una cuidadosa investigación y autopsia. El SMSL a veces se define como "muerte en la cuna", ya que muchos bebés que mueren de SMSL son hallados en sus cunas. Sin embargo, no se ha demostrado que sean las cunas las que causen el SMSL.

En la década del 90, las campañas nacionales e internacionales en las que se recomendó a los padres que coloquen a sus niños a dormir de espalda permitieron un descenso del 50% en la tasa de muertes por SMSL. Sin embargo, en Estados Unidos, el SMSL continúa siendo la causa principal de muertes de bebés de más de un mes de vida.

Los niños tienen mayor riesgo de SMSL que las niñas.

En Estados Unidos, los bebés negros y aborígenes americanos tienen de 2 a 3 veces más riesgo de desarrollar SMSL que otros bebés. El SMSL es más común en los meses invernales que en verano. Los bebés prematuros y de bajo peso al nacer, así como los bebés nacidos de madres adolescentes, están en mayor riesgo.

La incidencia del SMSL es muy baja en el período de alumbramiento, pero se eleva rápidamente después del primer mes. Las muertes debidas al SMSL son más comunes entre los dos y cuatro meses de vida. Noventa por ciento de las muertes por SMSL se presentan alrededor de los seis meses de vida.

Aunque el SMSL es infrecuente en los bebés recién nacidos, es una gran preocupación en padres de bebés ligeramente mayores, y por lo tanto es importante tomar las precauciones necesarias desde el nacimiento.

Recomendaciones para prevenir el SMSL

La causa exacta del SMSL sigue siendo desconocida, pero se han identificado diversos factores de riesgo, como dormir sobre el vientre, el tabaquismo pasivo, el calor excesivo, el nacimiento prematuro, el bajo peso al nacer y la juventud de la madre. Como resultado, se han sugerido diversas recomendaciones como una forma de prevenir el SMSL.

Dormir de espalda

Numerosos estudios han mostrado que poner un bebé a dormir sobre su vientre predispone a un mayor riesgo de SMSL. Como resultado, en 1992, la American Academy of Pediatrics anunció que los bebés deben ser puestos a dormir sobre su espalda.

Posición del lactante para dormirBebé durmiendo boca arriba en una cuna
Es mejor que los bebés duerman de espalda los primeros 6 meses de vida.

El riesgo de SMSL cuando un bebé es puesto a dormir de costado es menor que cuando se lo pone a dormir sobre su vientre, pero mayor a cuando se lo pone a dormir de espalda. El problema al poner al bebé a dormir de costado es que puede girar fácilmente y colocarse sobre su vientre.

Algunos padres temen que poner su bebé a dormir de espalda aumente las posibilidades de que se atragante o regurgite. Tenga la certeza de que no hay mayor riesgo de atragantamiento en los bebés que duermen de espalda.

Diversos estudios han mostrado que los bebés que duermen habitualmente sobre su espalda, pero que se los pone a dormir ocasionalmente sobre su vientre, tienen un riesgo aun mayor de SMSL que los bebés que duermen normalmente sobre su vientre. Esto significa que, aun si usted pone sistemáticamente a su bebé a dormir sobre su espalda, si su niñera decide ponerlo a dormir sobre su vientre, él tendrá un riesgo mayor de SMSL. Asegúrese de que todos los cuidadores y las niñeras sean concientes de que deben poner a su bebé a dormir de espalda. Esto se aplica no sólo al dormir en las horas de la noche sino también a la siesta.

Evite colchones, ropa de cama y almohadas de textura blanda

Los colchones blandos, los sofás y las camas de agua no son lugares seguros para que su bebé duerma. La ropa de cama y almohadas blandas pueden bloquear la nariz y la boca del bebé, interferir con la respiración y causarle el SMSL. Es particularmente peligroso colocar al bebe sobre el vientre, boca abajo, sobre ropa de cama blanda. Evite colocar materiales blandos como edredones, colchas o pieles de cordero por debajo del bebé cuando duerma. Mantenga las almohadas, los muñecos de peluche y otros objetos blandos lejos del lugar donde duerme. Evite los absorbedores de choques y la ropa de cama suelta.

Use un colchón de cuna firme, cubierto por una sábana bien ajustada. Si utiliza una manta, métala por debajo del colchón de la cuna de manera de que no cubra el rostro de su bebé.

No fume

El fumar durante el embarazo pone al bebé en riesgo de SMSL. Exponer a un bebé al humo del tabaco también aumenta el riesgo. Mantenga a su bebé en un ambiente libre de humo.

Evite el calor excesivo

El calor excesivo puede aumentar el riesgo de SMSL. Evite someter a su bebé a calor excesivo. Manténgalo ligeramente arropado a la hora de dormir. Asegúrese de que la habitación esté a una temperatura confortable para un adulto ligeramente vestido. Su bebé no debe estar caliente al tacto.

Mantenga a su bebé en la habitación de sus padres

Algunos estudios han mostrado que cuando los padres u otros cuidadores responsables duermen en la misma habitación que el bebé, pero no en la misma cama, el riesgo de SMSL disminuye en un 50%. La mayor parte de los casos de SMSL ocurren en bebés que duermen solos en una habitación separada sin la presencia de un adulto. Sin embargo, poner un bebé a dormir con sus hermanos no reduce el riesgo de SMSL.

Bebés prematuros y de bajo peso al nacer

A pesar de la campaña "Dormir de espalda", muchos trabajadores de la salud en salas de recién nacidos de hospitales continúan poniendo de vientre o de costado a los bebés prematuros y de bajo peso al nacer. Esto se debe a que estos bebés son más fácilmente manejables en estas posiciones, y el riesgo de SMSL es relativamente bajo en el período inmediatamente posterior al alumbramiento. Además, estos bebés generalmente están bajo monitoreo constante, lo que permite una rápida detección de los problemas. Sin embargo, es probable que los padres sigan la orientación del médico y continúen colocando a su bebé de vientre o de costado cuando vuelvan a casa. Numerosas sociedades pediátricas recomiendan que todos los bebés, incluyendo los bebés prematuros y con bajo peso al nacer, sean puestos a dormir de espalda lo más pronto posible, tanto en el hospital como en casa. Si su bebé está en una sala especial de recién nacidos o una unidad de cuidados intensivos neonatales y usted está preocupada de que se lo coloque sobre el vientre o de costado, coménteselo a los profesionales de la salud.

Un rato boca abajo

Los bebés que son puestos a dormir de espalda pueden desarrollar un achatamiento en la parte posterior de la cabeza. Sin embargo, es menos probable que ocurra esto si su bebé pasa al menos cinco minutos por día boca abajo cuando está despierto, y si usted lo mantiene en posición vertical cuando no está durmiendo. Asimismo, cuando lo ponga a dormir, intente que la posición de la cabeza no sea siempre la misma.

Vivir después de un SMSL

Las víctimas de un SMSL mueren sin previo aviso ni explicación médica alguna. En consecuencia, sus padres enfrentan no sólo el dolor intolerable de perder un bebé, sino también una tremenda culpa. Se culpan a sí mismos, y también a las personas cercanas. Si usted tiene un bebé que ha muerto de SMSL, intente no culparse a sí misma ni a los demás. Debe comprender que, si bien hay maneras de reducir el riesgo de SMSL, éste puede ocurrir de todos modos sin causa conocida.

El desconsuelo de perder un bebé puede ser abrumador. Usted puede experimentar muchos sentimientos que van desde la confusión o la negación hasta la ira o la depresión. Usted y su pareja pueden sufrir de maneras diferentes, lo que puede causar tensión en su relación.

Last updated: octubre 18 2009